full screen background image

Lluvia de estrellas Líridas iluminará el cielo esta noche

65

Entre este 16 y 30 de abril, el cielo se iluminará con la lluvia de estrellas Líridas, pequeñas partículas de polvo y roca que se desprendieron del cometa Thatcher durante su paso por nuestro sistema solar. En estas fechas, los fragmentos dejados por la cola de este cometa, que se acerca al Sol cada 415 años, entran en la atmósfera terrestre a unos 117.000 km/h, desintegrándose y produciéndose el fenómeno luminoso conocido como meteoros o estrellas fugaces.

En el máximo de actividad de esta lluvia, que se prevé para la noche entre el sábado 21 y el domingo 22 de abril, podrían llegar a verse unos 20 meteoros por hora. Debido a la combinación entre el movimiento de la Tierra y el de la nube de partículas, los trazos de estas estrellas fugaces parecerán originarse desde un punto del cielo, llamado radiante. Las líridas reciben su nombre del hecho de que el radiante se encuentra cercano a la constelación de la Lira, donde destaca la estrella Vega, la más brillante del cielo de verano y que ya es visible en estas fechas de madrugada.

Para observar las líridas en toda su plenitud no hace falta ningún instrumento óptico a parte de nuestros propios ojos. Tan sólo necesitaremos un lugar que nos ofrezca un amplio campo de visión y, sobre todo, un cielo oscuro. El mejor momento para observarlas será la madrugada del domingo, cuando el radiante de la lluvia estará ya bien alto en el cielo y la Luna creciente se habrá escondido bajo el horizonte

Ocasionalmente, la lluvia de estrellas líridas experimenta un estallido de actividad. Esto sucede cuando la zona más densa de nube de fragmentos del Tatcher completa una órbita y se encuentra con nuestro planeta. Aunque es difícil predecir cuándo se producirá un estallido, no se espera que sea el caso de este 2018. La última vez fue en 1982, cuando se llegaron a ver más de 90 meteoros por hora. En 1803, sin embargo, se alcanzaron más de 700 por hora, una verdadera tormenta de estrellas. La primera constancia que se tiene de las líridas es del 687 a.C., cuando los astrónomos de la antigua China describieron que “las estrellas caían del cielo como si lloviera”.