full screen background image

Baloncesto venezolano puede quedarse fuera del Mundial de China 2019 y JJOO Tokio 2020

94

Una disputa por el control de la federación de básquet en Venezuela escaló este sábado con controversiales elecciones que podrían provocar la exclusión del país camino al Mundial de China-2019 y los Juegos Olímpicos de Tokio-2020, reseñó AFP.

Los comicios electorales para excoger al presidente de esa federación fueron convocadas por el Consejo Nacional Electoral. Tania D’ amelio hace días anunció el evento electoral a través de su usuario en Twitter.

La Federación Venezolana de Baloncesto (FVB), presidida desde 1993 por Carmelo Cortez, no reconoce la convocatoria de autoridades gubernamentales a comicios para elegir una nueva junta directiva, pero las votaciones se llevaron a cabo a pesar de la amenaza de sanciones internacionales.

Bruno D’Addezio, entrenador de larga trayectoria en la esfera local, encabeza la plancha ganadora.

El pasado 15 de marzo, la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) advirtió que este proceso podía considerarse “un intento de crear una nueva Federación”. Por ello, subrayó esa entidad, Venezuela podría ser excluida de torneos continentales y mundiales debido a “interferencia” del Estado.

Los comicios estaban previstos para 2017, pero fueron suspendidos por el Tribunal Supremo de Justicia y posteriormente el poder electoral llamó a las urnas sin aval de la FVB.

Las elecciones tienen respaldo de otro icónico basquetbolista venezolano, el ex NBA Greivis Vásquez, quien promueve un cambio de directivos en la FVB, al acusar a Cortez y sus colaboradores de corrupción.

Cortez “sigue engañando” a la FIBA, apuntó Vásquez en unas declaraciones a los medios venezolanos.

“¡El gremio del baloncesto se expresó y quiere un cambio!”, exclamó el base de 31 años, quien se recupera de una lesión.

El básquet es el deporte que mayores éxitos ha dado a Venezuela en los últimos años, con los trofeos del Campeonato Sudamericano en 2014 y 2016 y el FIBA Américas 2015, que valió una plaza en los Juegos Olímpicos de Río-2016.

AFP