full screen background image

“Mi hermano trabajó ese día para llevar comida a la casa”

74

“Estamos desesperados porque no tenemos cómo enterrar a mi hermano, somos de una familia muy humilde”, dijo la hermana de Grenyer Manuel Meléndez Cabrera, un adolescente que murió el martes en el hospital Miguel Pérez Carreño, donde ingresó el día anterior con una herida por arma de fuego en la cabeza.

El autor del crimen fue un funcionario de la Guardia Nacional identificado como Jehovannys Jesús Palmar Machado, de 38 años de edad.

Testigos del hecho relataron que el adolescente se ofreció a cargar sacos de pavo a cambio de unos muslos de ave para llevar alimento a su hogar. Al terminar la jornada, Meléndez reclamó su pedido y el guardia argumentó que el joven lo estaba robando.

Minutos después, cuando el muchacho se retiraba a su casa el funcionario le disparó a pocos metros de distancia.

Residentes de Catia La Mar avisaron a los familiares de Meléndez Cabrera, a quien trasladaron de urgencia al hospital Alfredo Machado, luego fue remitido a la capital.

“Mi hermano quería jugar fútbol. Cuando faltábamos al liceo era porque mi mamá no tenía para el pasaje y mi papá se encuentra en Puerto La Cruz porque padece de una enfermedad que le imposibilita mover sus piernas”, precisó la hermana mayor, que no quiso revelar su nombre, mientras esperaba el cadáver.

Grenyer Meléndez estudiaba tercer año de bachillerato en la UE Gustavo Olivares Bosques, en Vargas.

A dos días del crimen no se había emitido un pronunciamiento oficial de quienes dirigen la Zona Operativa de Defensa Integral del estado Vargas.

Familiares de la víctima indicaron que en varias oportunidades recibieron amenazas de los funcionarios militares “debido a una mala información sobre lo que realmente había pasado. Ellos querían reseñarlo como un ladrón y solo estaba trabajando para llevar algo de comer a la casa”, puntualizó su pariente.

Fuente: El Nacional