full screen background image
Search
Sábado 19 Agosto 2017
  • :
  • :

Precio de productos ponen los cabellos de punta

Precio de productos ponen los cabellos de punta

Para la mujer venezolana, el verse bien, ha sido una premisa. Ya sea por agradar a alguien, o simplemente por satisfacción propia. Es por ello que los salones de belleza en el país han sido uno de los centros de confort preferido por las féminas.

Las peluquerías en el estado Anzoátegui, específicamente en Barcelona, recibían a mujeres de todas las edades con el simple motivo de querer “hacerse un cariñito” todos los días de la semana. Siendo los viernes los días de mayor afluencia.

Sin embargo, la situación económica que vive el país ha mermado esta costumbre. El alto costo de productos como tintes de cabello, decolorantes y químicos alisantes, ha llevado a los estilistas a subir el precio de su trabajo.

José Pérez, quien labora como estilista en un salón de belleza en Barcelona, y quien asegura tener más de 35 años en el ramo, revela que los productos que utiliza para atender a su clientela han alcanzado precios exorbitantes. “La baja de clientela es considerable, porque ya no cualquier mujer viene todos los viernes a secarse el cabello, o puede hacerse una cirugía capilar. Cuando antes yo le cobraba a una mujer 15 mil bolívares por hacerle una hidratación profunda en el cabello, ahora tengo que cobrarle de 40 a 45 mil bolívares por el precio del químico que utilizo”, refirió.

La propietaria de “Malola Spa”, ubicado frente de los tribunales en Barcelona, Nelyda de Caraballo, asegura que los precios en los productos que compra para su negocio son alarmantes. “En enero compraba cuatro litros de champú en 30 mil bolívares, en junio he tenido que comprar los mismos cuatro litros en 90 mil”.

José Isturbe, estilista de Malola Spa, agregó que la clientela ha bajado debido al aumento de los costos de los productos que utiliza. El especialista con más de diez años de experiencia, asegura que durante el primer mes del año atendía hasta 25 mujeres semanales. Ahora no más de 10 barcelonesas requieren de sus servicios.

Oswaldo Carvajal