Search
Lunes 18 Diciembre 2017
  • :
  • :

Huelga de sangre deja un muerto

Privados de libertad recluidos en los calabozos del Centro de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) ubicados en el sector Boyacá III de Barcelona, iniciaron la mañana de ayer una huelga de sangre en la que resultó muerto José Miguel Marcano Zamora, de 34 años de edad.
Marcano murió al ser estrangulado dentro de la prisión. Autoridades presumen que fue durante una riña.
Se supo que el fallecido, quien residía en Guárico, había sido recluido el pasado 12 de agosto por los delitos de porte ilícito de arma y robo.
Los reos iniciaron la huelga exigiendo a las autoridades que aceleraran el Plan Cayapa, alegando que aún no ha sido aplicado a dicho retén.
Presos de los calabozos del Cicpc se quejaban de que hay hasta 300 personas recluidas en una misma celda.
Agregaron que en un calabozo pequeño, destinado para alrededor de 30 reos, se encuentran encerrados casi 50.
Familiares de los presos aseguran que estos sufren de sarna y otras enfermedades de la piel, ya que las cloacas del recinto pasan justo debajo de las celdas y hay algunos desbordes.
Igualmente añadieron que las visitas están restringidas a solamente los sábados y no los dejan estar junto a sus parientes por más de cinco minutos.
Señalaron que una de las causas de la protesta es que los detenidos solo tienen acceso a recibir alimentos de forma interdiaria.
La esposa de uno de los convictos, quien prefirió permanecer en el anonimato, informó que exigen que trasladen a los encerrados a otros centros penitenciarios, debido a las condiciones en las que se encuentran y denunció que los boletines de traslado que han llenado “se desaparecieron”.
Karina González, hermana de un reo, manifestó que los retenidos están obligados a dormir de pie o en el suelo, ante la ausencia de condiciones dignas.
Aseguró que hay casi 260 personas en una celda y que de no atender a las exigencias, procederán a colocar denuncias en la Defensoría e iniciarán protestas.
Piden la presencia de Rodolfo Castillo, quien es jefe nacional del Cicpc encargado de los traslados, para llegar a un acuerdo.
La suegra de uno de los detenidos, Rita Baker, dijo que varios internados poseen órdenes de hospitalización que no han sido acatadas.
Afirmó que un conocido suyo tiene una pierna infectada y que hay muchos otros casos similares dentro de los calabozos.
Personas con familiares y allegados dentro del retén se quejan de que los funcionarios del Cicpc no les dejan entrar a ver a los reclusos.
Un abogado que se encontraba en la huelga, quien no se identificó, denunció que para entregar cualquier documento legal dentro del recinto, o hablar con alguno de los presos, le cobran hasta 3 mil bolívares.

Jesús R. Silva