Search
Martes 12 Diciembre 2017
  • :
  • :

Asesinó a su mujer y luego se quitó la vida

Cerca de las 11:00 a.m. de ayer, el callejón Maturín de La Aduana, específicamente frente a la licorería “Los Hermanos” se tiñó de sangre luego de que una pareja sostuviera una discusión. Presuntamente el hombre identificado como Jorge Antonio Narváez Jarsasoy (38) y dueño del local comercial asesinó a su mujer Ana Churri, de unos 27 años, con un arma de fuego, propinándole dos disparos, uno en el antebrazo derecho que le atravesó las costillas y el otro en el abdomen. Posteriormente, él se quitó la vida con un tiro en la sien.
Arnulfo Narváez, comerciante y padre de Jorge, comentó que hace una semana los fallecidos se habían separado porque supuestamente el occiso golpeó a la fémina y ella lo denunció por violencia doméstica.
Razón por la que el hoy occiso tenía una orden de alejamiento y se había marchado de su vivienda.
Otros familiares afirmaron que Churri le había pagado a unos funcionarios policías para que golpearan a Narváez Jarsasoy. La madre del occiso, María Esperanza indicó que a ella también se la llevaron detenida a la zona 1 por meterse a defender a su hijo, pero luego la soltaron. “Dicen que la mujer de mi hijo le pagó a un abogado y los policías para que lo metieran a la cárcel”, dijo la progenitora.
“Él se iba para Caracas para esperar que se resolviera el problema con su mujer, pero el jueves ella lo llamó para que regresara a la casa y él no viajó sino que regresó con Ana”, expresó el padre de Jorge.
A la joven fallecida le decían la “maracucha”, pues era nativa de Maracaibo. Tenía más de siete años de relación con Jorge. Ambos tenían dos niñas en común y otro menor que criaban juntos.
La progenitora del occiso comentó que “ella decía que tenía un novio en el Zulia y él le decía que no se fuera para allá”. El progenitor del difunto agregó que la mujer solo quería quedarse con los negocios de su hijo, acotando que el crimen pudo haber sido pasional. Se pudo conocer que la pareja tenía aproximadamente dos meses con problemas maritales. Según rumores el arma de fuego que cargaba Jorge, se la había dado una tía de Ana.

María Alejandra Lunar