full screen background image

Cultura en crítica: Xiomara Moreno, la autora y productora de “Cofradía”

352

En ésta primera entrega antes de valoraciones críticas, doy a conocer interesantes comentarios de la autora y productora de un trabajo debelador, comprometido y acertado en múltiples latitudes. Iniciando la sección “Cultura en Critica”, otro espacio ganado para el ciudadano y La Escuela del Espectador Venezolano

Antes de la función me permitió su exclusiva junto a las de su equipo, la cual ofrezco a mis nuevos lectores de Noticias24, dándoles la bienvenida a este universo de contrastes y entrega del ser…. En la cultura hecha crítica que nos acompañará.

Una poética muestra de vibrante acento dramatúrgico
La dirección general del montaje estuvo a cargo de Javier Moreno y su asistente de dirección Valentina Herz, la producción general responsabilidad de su autora Xiomara Moreno. El diseño de vestuario acertadamente alcanzado por Xmproducciones, el de escenografía de Valentina Herz y Javier Moreno y en la musicalización el reconocido Mlanden Horvat. La realización de utilería fue responsabilidad de Adriana Herz; y el elenco que logró un trabajo imperdible: Marisol Matheus, Mayte Paris, Ignacio Marchena, John David Peña y Nelson Lehmann.

“Cofradía” es una obra teatral referente de la historia de una compañía de teatro, quienes llegan a un coliseo de las artes escénicas, distante y abandonado, para cumplir con el encargo de una representación de la obra “La Gaviota” de Anton Chéjov. Se topan con esa realidad opresora hecha legado, un escenario que tuvo mejores glorias dentro de un teatro desvencijado, cuna de destinos y catapulta actual de la miseria que expone a la condición humana del artista de tablas, en una poética muestra de vibrante acento dramatúrgico.

La confrontación como pivote teje las acciones descubriendo las vidas de éstos nobles y persistentes hacedores de la escena. El teatro dentro del teatro es la excusa para conducir al espectador a descubrir el límite de un arte que se niega en perecer en nuestro país y que afortunadamente el gobierno venezolano está intentando consolidar. Por otro lado, la mesurada y artificiosa pluma de Xiomara Moreno, una de nuestras más importantes dramaturgas venezolanas, nos permite reconocer la gran victoria del espíritu a través del triunfo y la pasión por las tablas. Alcanzando un trabajo profundo, reflexivo, histórico, intimista, que se destaca por su minuciosa dirección y notables intérpretes.

Xiomara Moreno, autora de “Cofradía”.

XM.-“Esta obra tiene más o menos veinte y cinco años escribiéndose, estaba vivo Carlos Jiménez y él me propuso que hiciésemos una obra sobre el grupo Rajatabla en aquel momento, pero el proyecto se fue por otros caminos y quedó el material. Lo fui revisando a lo largo de los años, lo acomodaba, le daba vueltas y hace cuatro años para 2011 quedó bajo mi satisfacción y cuatro años después se logró montar”.

“Escribir es un acto técnico, no es tan emotivo, es algo más de disciplina, de sentarse a ver lo que uno va haciendo poco a poco y esto lleva tiempo, no es algo de hoy para mañana”.

Jcab.-Siempre he considerado que tus textos dramatúrgicos pareciesen ser trabajados en un presente inmediato, pero al mismo tiempo ambos conceptos se fusionan como un espejo, como si fuesen dos imágenes que se ven una a la otra. Y tu semántica en ese caso, surge como producto o reflejo de nuevos aconteceres psicológicos, ¿coincides conmigo?

XM.- “Trabajo fundamentalmente las estructuras y dentro de ellas los personajes, por supuesto allí se destaca o concibe lo psicológico. Una persona hizo una tesis alguna vez sobre mi trabajo dramatúrgico, la cual me sorprendió mucho. Pues calificó mis obras como islas artificiales. Creo un poco que son eso, espacios un tanto irreales que sirven para dejar correr la reflexión sobre ese asunto”.
“Mis obras son espacios un tanto irreales que sirven para dejar correr la reflexión sobre ese asunto”
“Por ejemplo discernir sobre que es la locura en realidad… ¿no será un prejuicio de una condena social?, y en éste caso de “Cofradía” me pregunté, ¿Qué es hacer teatro, si no es tener ganas de hacer teatro?, no existe otra cosa, pero esa demostración se va dando en la obra”.

Jcab.- Existe otro elemento que es recurrente en tu propuesta dramatúrgica y no sé cómo lo estas considerando para “Cofradía”. El público, el espectador el cual lo he repetido en otras intervenciones es más momentáneo, poco analítico, tal vez manejado dentro de códigos de superficialidad, se ha de enfrentar a un texto concebido por una dramaturga fiel al contenido intenso, profundo, disparador de emociones, ¿cómo te le comunicas en Cofradía?

XM.- “En éste caso he forzado mucho al director para que esté muy atento y le digo a cada rato “Sainete”, porque creo que con ello podemos alcanzar al público y develar esas intensidades del alma. Pero tiene éste público que ser atrapado en su inmediatez”.

Jcab.- Finalmente pareciese que el romanticismo de tu género femenino, lo expones en tu texto dramatúrgico en un plano de intelectualidad lacerante. El cual permite que esa feminidad esté presente visiblemente en algunos momentos. ¿Desde éste contexto cómo manejas el lenguaje o verbo en “Cofradía. De qué te alimentas o como “pares” tus mensajes ?.

XM.- “De lo que me conmueve, de lo que remueve mi emocionalidad y esas emociones están muy conectadas con lo que yo pienso. No existen solamente las vinculaciones de lo que se supone es el intelecto. Te confieso que me gusta mucho la comedia o que me hagan llorar, pero esto es más difícil”.
¿Qué es hacer teatro, si no es tener ganas de hacer teatro?
“Alguien me abordó referente a la nueva tendencia dramatúrgica en Latinoamérica, sobre el mundo gay o tras género, porque hasta ahora no he hecho una pieza teatral sobre esta temática. La voy a escribir, le dije, pero no de hoy para mañana”.

“Considero que esto nos habla de una conexión, se ha de conectar con algo que a priori no sabes que es. Existen temas que llegan solos, uno imagina hasta un olor. Por ejemplo en “Cofradía”, es una obra que está sustentada en el olor de los teatros que en lo particular, yo, no percibo actualmente, ese olor de teatro tan característico. Esto me genera una emoción que nos lanza al piso y a partir de esa emoción, uno comienza a escribir, así nació “Cofradía”.

Por: Lic. Julio C. Alcubilla B. / Periodista/EDitor/Locutor/ANCLA de TV. Digital