Search
Martes 12 Diciembre 2017
  • :
  • :

Marcelino Bisbal: Censura gubernamental toca a medios digitales

El conformismo no aplica en materia de libertad de expresión. “No hay papel prensa, pero existe la plataforma digital” se escucha en el ambiente, pero la realidad indica que en el país los medios digitales también están siendo cercados.

La advertencia la hizo el profesor Marcelino Bisbal, quien aseguró que el Gobierno venezolano tiene paquetes de software adquiridos de servicio inteligente web a tiempo real, que puede controlar y vigilar aplicaciones relacionadas y sus contenidos.

La jefa de redacción de El Carabobeño, Carolina González, indicó que el portal web del diario sufre caídas inexplicables en momentos claves informativos, como en procesos electorales.

Según datos que maneja Bisbal, el 85% de los filtros de información de Internet pasa por el nodo central de la estatal Cantv. Estos señalamientos se dieron en el marco del foro “¿Agoniza la libertad de expresión?”, realizado en la sede del diario El Impulso, de Barquisimeto.

A raíz de la venta masiva de medios que cambian de línea editorial, muchos periodistas se han ido hacia experiencias digitales, pero hay que evaluar si se pueden sostener económicamente. El mundo digital apenas absorbe entre 12% y 15% de la inversión publicitaria. Los anunciantes piensan primero en los medios masivos como la televisión, la prensa y la radio.

Portales Bloqueados

La preocupación matizó la intervención de la periodista Aymara Lorenzo, quien también fue ponente en la actividad. Detalló que entre marzo de 2014 y el mismo mes de 2015 Conatel bloqueo mil 500 portales que publicaba información incomoda para el Gobierno.

La crisis de inventario de papel que viven medios como El Carabobeño, El Impulso, El Nacional y Correo del Caroní fue expuesta en el evento. Lorenzo admitió estar conmovida por la situación, pero dijo que los testimonios de trabajadores del Diario del Centro deben servir de inspiración para no caer en la desesperanza.

Más información en El Carabobeño.