Search
Domingo 17 Diciembre 2017
  • :
  • :

Sector ferretero también se ve afectado por la escasez

Empresas del sector ferretero no se salvan de la escasez. Productos que se conseguían con normalidad, como alambres, cables, tornillos y clavos, están desaparecidos del mercado.
Otros, como taladros, esmeriles, electrodos (utilizados para soldar), tampoco se dejan ver en negocios.
En Puerto La Cruz, existe una gran cantidad de ferreterías donde acudir, el problema es que la mayoría de ellas no cuentan con inventario.
En Ferre Solar, ubicada en Sierra Maestra, no hay ningún tipo de cable, los pocos que quedaban fueron vendidos en diciembre y no han recibido más este año.
El trabajador Isaac Alcobe, expresó que el alambre liso, muy buscado ya que se utiliza para construcciones, es uno de los que más falta en los depósitos.
“El producto tiene más de tres meses sin llegar. Cuando llega el pedido viene incompleto, la verdad es que ninguno de los pedidos que hacemos viene completo”, agregó el trabajador.
Alcobe detalló que normalmente piden 40 unidades de un determinado producto, pero llegan entre tres o cuatro.
“Estamos tan mal que no hay ningún artículo de acero. La última vez que despachamos alambre liso, por ejemplo, fue a mediados del 2014”.
En el caso de productos como clavos, todavía se pueden encontrar, pero no disponen variedad de presentaciones.
Pegas de zapatero, para PVC, bombillos, tuercas y discos para cortar, tampoco se encuentran.
La encargada de una ferretería ubicada en la avenida Bolívar de Puerto La Cruz, quien prefirió omitir su nombre, señaló que las ventas han bajado más de 50% desde el año pasado.
“Los retrasos con los pedidos comenzaron hace meses, pero este año la situación ha sido horrible porque las fallas en los despachos de la mercancía ha causado que las ventas hayan bajado espantosamente”, dijo la muer.
La trabajadora, que tiene más de 10 años con el negocio, comentó que es la primera vez que “no hay ni un paquete de alambre ni bombillos”.

Mafia
Conseguir cemento es una de las tareas más difíciles. Madrugar o adquirirlo a un precio que sobrepasa al justo, son algunas de las trabas que tienen que vivir los clientes.
Juan Guerrero, quien trabaja en el ramo de la construcción, denunció que existen negocios que le venden el producto a una red de personas que lo revenden luego a un precio más elevado.
“Lo venden cuatro veces más caro, es un abuso. Muchos por necesidad lo compran. Otros tienen que estar afuera de la ferretería a las 03:00 de la madrugada para poder adquirirlo”, contó el hombre, quien agregó que ha perdido trabajos por la falta del material.

Daniela Hibirma