Search
Lunes 11 Diciembre 2017
  • :
  • :

Empleados exigen que les sean reactivados sus beneficios

Trabajadores del recién creado Ministerio de Ecosocialismo y Agua (antiguo Ministerio de Ambiente) protestaron ayer en las puertas del organismo ubicado en el sector Palotal de Barcelona, para exigir la restitución de sus beneficios laborales.
El ingeniero agrónomo Ramón Suniaga, denunció en nombre de los 134 empleados de esta institución regional, que se encuentran “en el limbo”, luego de los cambios que se hicieron a nivel nacional, en primer lugar la fusión con el Ministerio de Hábitat y Vivienda y posteriormente la separación y creación del nuevo ente.
Señaló que la plantilla de empleados sufrió reducción de sueldo por encima de 60% de lo que percibían, les suspendieron las vacaciones y rebajaron la prima de antigüedad y profesionalización, redujeron los aguinaldos y eliminaron las compensaciones, tal como si hubiesen empezado de cero en una empresa.
Además, aseguró que la actual directora Ingrid Suárez, incumple con sus labores y no asiste a su lugar de trabajo a delegar funciones.
“Esto atrasa toda la gestión del organismo y no podemos darle respuesta a los usuarios sobre sus trámites. También sufrimos de hostigamiento por parte de los encargados que manda y ni si quiera sabemos cuáles son sus verdaderas funciones”, expresó.
Suniaga también refirió que algunos empleados han sido trasladados, en contra de su voluntad y sin previo aviso,  a la sede del Ministerio de Hábitat y Vivienda ubicada en Tronconal V, que es donde Suárez labora.
Manifestó que los empleados exigen una nueva figura que gerencie y se haga cargo de las funciones que se desempeñan en esa sede.
El administrador Darwin Olivier señaló que los empleados exigen que se dé cumplimiento a los artículos 87 y 89 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, los cuales hacen referencia a la garantía de los derechos laborales de los trabajadores.
Suniaga afirmó que a través del sindicato se realizó una asamblea general para denunciar las irregularidades ante el Ministerio de Trabajo y la Defensoría del Pueblo.
También señaló que de los 15 vehículos dispuestos para las inspecciones, solo dos de ellos funcionan.

Mala decisión
“Eso fue una mala decisión política a nivel superior la de fusionar los dos ministerios, el Gobierno lo reconoció y los separó, pero esos cambios perjudicaron a los empleados”, criticó el coordinador de ordenamiento, Manuel Guevara.
Detalló que el Ministerio de Ambiente se encarga de la administración de las reservas naturales, suelo, agua, bosque, fauna, seguridad, control y calidad ambiental, que nada tenían que ver con hábitat y vivienda.
Comentó que el desconcierto respecto a la administración de la nueva institución afecta a todos los ciudadanos que hacen uso de este tipo de espacios, como el sector agrario, forestal y algunas industrias que necesitan atención por parte del estado en esta materia.

Nelsys López