Search
Sábado 16 Diciembre 2017
  • :
  • :

Hillary Clinton pidió ciudadanía plena para inmigrantes

La aspirante a la nominación demócrata a la presidencia Hillary Rodham Clinton dijo el martes que cualquier reforma a las leyes de inmigración debe incluir una vía “a la ciudadanía plena e igualitaria”, con lo que marcó un claro contraste con republicanos que han propuesto proveer un estatus legal o bloqueado gestiones en el Congreso para lidiar con el sistema de inmigración del país.

“Es en eso en lo que difiero de todo el mundo en el lado republicano. Que no haya confusiones, ni un solo republicano… está respaldando en forma clara y coherente una vía a la naturalización. Ninguno”, afirmó Clinton, y añadió: “Cuando ellos hablan de estatus legal, realmente quieren decir estatus de segunda clase”.

Las declaraciones de Clinton durante su primera escala de campaña en Nevada resaltan los esfuerzos demócratas para encasillar a los aspirantes presidenciales republicanos que se han opuesto a una propuesta de reforma abarcadora de inmigración que incluya un sendero a la ciudadanía. Los congresistas republicanos han dicho que los cambios deben ser realizados gradualmente, y que hay que empezar con medidas se seguridad más férreas en la frontera.

El tema de la inmigración tiene resonancia entre muchos hispanos, que respaldaron ampliamente al presidente Barack Obama frente al candidato republicano Mitt Romney en el 2012 y le ayudaron a ganar varios estados que pueden oscilar para uno u otro partido, incluidos Florida, Colorado y Nevada.

Clinton pronunció sus palabras en momentos en que dos de sus potenciales rivales republicanos, el ex gobernador de Florida Jeb Bush y el senador Marco Rubio, han cortejado a los hispanos y hablado de formas de reformar el sistema de inmigración, al tiempo que se oponen a las órdenes ejecutivas de Obama el año pasado que protegen a millones de inmigrantes de ser deportados.

En una conferencia ante evangélicos hispanos la semana pasada, Bush afirmó que los inmigrantes que viven sin autorización en el país deberían tener la oportunidad de legalizar su situación en determinadas circunstancias.Bush especificó que esos inmigrantes deben pagar impuestos, trabajar y no recibir prestaciones del gobierno.

A su vez, el cubano-estadounidense Rubio trabajó en un proyecto de inmigración bipartidista fallido que propuso un largo camino a la ciudadanía para los inmigrantes sin autorización. La medida fue aprobada en el Senado, pero fue bloqueada por los conservadores en la Cámara de Representantes.

Rubio ha dicho que el proyecto no tiene suficiente apoyo como para ser aprobado y que en un principio la reforma inmigratoria debería centrarse en la seguridad fronteriza.

Las órdenes ejecutivas de Obama pesan en el debate inmigratorio. Los aspirantes a la candidatura presidencial republicana han amenazado revocar dichas medidas, que incluyeron la ampliación de un programa que protege a los inmigrantes jóvenes de la deportación si fueron traídos sin permiso cuando eran niños. Otra disposición amplió la protección a los padres de ciudadanos y residentes permanentes.

Veintiséis estados, incluido Nevada, han presentado demandas para bloquear el plan, y un tribunal de apelaciones de Nueva Orleans escuchó las objeciones el mes pasado. Todavía no ha emitido un fallo.

Clinton dijo que ella respalda las acciones ejecutivas de Obama y que las “defendería” contra la oposición republicana, al tiempo que buscaría formas de ampliarlas si es electa presidenta.

“No se cómo alguien puede mirar a esos jóvenes y pensar que debemos separar más familias o rechazar a jóvenes con talento”, dijo. “Por ello yo pelearé por una reforma amplia de la inmigración y un camino a la ciudadanía”.

Clinton dijo además que le preocupa el uso de centros de detenciones de familias para detener a mujeres y niños varados en el sistema de inmigración, algo que activistas dicen es inhumano.

Su posición en el debate ha sido seguida muy de cerca por hispanos y activistas por los inmigrantes, en momentos en que Obama ha pasado apuros para que el Congreso apruebe una reforma del sistema.

AFP