Search
Domingo 17 Diciembre 2017
  • :
  • :

En Capachal celebran con orgullo la XXVI Feria de la Ciruela

Con mucho orgullo y entusiasmo se inició la XXVI Feria de la Ciruela en Capachal municipio Píritu donde el producto y sus derivados, elaborados con mucha creatividad y sabor, invitan cada año a asiduos y novatos a disfrutar del gran sabor de esta fruta.
Desde muy temprano los 36 expositores que participan en esta celebración hasta mañana 3 de mayo, comenzaron a instalarse y a exhibir sus manjares caseros.
La variedad de bebidas, dulces y salados que pueden elaborarse a partir de este fruto de color rojo es impresionante y es el mayor atractivo de la feria.
Jugo, vino, ponche, torta, tartaleta, mermelada, quesillo, galleta, jalea, bocadillo y ponqué son solo algunos de los preparados que se disfrutan en esta tradicional feria.

Grata experiencia
Para participar en este evento no hace falta ser cocinero o vendedor, simplemente sentir placer por brindarles a los visitantes un pedacito del pueblo de Capachal en cada uno de sus platillos.
Así lo dejó claro, la enfermera Doris Guerra, quien lleva 10 años exhibiendo sus dulces para propios y visitantes.
“El poder compartir con la gente me motiva a seguir viniendo cada año”.
El mismo placer siente Lorena Culpa, quien es conocida por vestir las botellas de licor de ciruela que expende.
Las más grandes visten como caballeros mientras que las pequeñas llevan un traje típico venezolano y son para las damas.
Culpa también expende un fuerte picante y una guasacaca hecha con ciruelas que son muy solicitadas.

Inmigrante
La mayoría de los vendedores provienen de Capachal pero hay quienes su gusto por la ciruela y la cocina los ha llevado a ser referencia en el bazar.
Tal es el caso de la señora Delfina Urbaez, quien es oriunda de Puerto Píritu y cuenta que ocho años atrás se encontraba vendiendo dulces fuera de la feria y Valentín Curupe, uno de los fundadores de este evento, la invitó a participar.
“Yo no sabía que podía vender aquí pero hice la prueba y me ha ido bien. Todos los años vengo con todos mismos productos y los vendo siempre”, relató Urbaez.
La expendedora foránea cocina algunos de los platillos más famosos de la feria que destacan por ser salados como el antipasto y una salsa barbecue, los cuales se agotan en poco tiempo.
“Tengo mis clientes fijos que esperan hasta que yo llegue para llevarse lo que les vendo y si se acaban, esperan que vaya a mi casa y regrese con más”, comentó.

Nelsys López