full screen background image

Trasladan a Puente Ayala a 25 reclusos por motín en sede de la PNB en Catia

32

Un motín iniciado la noche del domingo en la Comandancia de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) en la avenida Sucre de Catia en Miranda, culminó la tarde de este lunes con saldo de un muerto, luego de un acuerdo entre las autoridades y los privados de libertad. Durante la reyerta dos oficiales del organismo de seguridad fueron tomados como rehenes, posteriormente fueron liberados.

Hacinamiento
Según informaron medios nacionales, el motín se originó a eso de las 8:45 de la noche del domingo, cuando, a través de las redes sociales, los presos enviaron cadenas y los familiares se trasladaron a los alrededores de la PNB, donde hubo varios enfrentamientos entre policías y familiares.
Los reclusos, además del hacinamiento se quejaban de los maltratos de que son víctimas. Además, algunos sufren escabiosis debido a la falta de agua. Los familiares tienen que llevarles agua para tomar y para bañarse. Se asean cada cuatro días. Tampoco cuentan con agua o luz, razón por las que les pidieron acudir a la sede policial como señal de protesta.

Rehenes
Esa misma noche, los privados de libertad tomaron como rehén al oficial jefe Ciro Enrique Landaeta, a quien liberaron luego de una negociación. Fue golpeado en la cara. Asimismo secuestraron al oficial Alexander Palencia. Ambos funcionarios fueron liberados tras la negociación.
Al primero lo golpearon varias veces, mientras que a Palencia, amenazaron muchas veces en lanzarlo por una azotea si actuaba Orden Público.
Asesinado
Durante la reyerta, fue asesinado el privado de libertad, Juan Bautista Infante Párraga, de 56 años, quien murió tras sufrir una fuerte golpiza por parte de otro grupo de reos.

Traslado
Entre las negociaciones entre las autoridades de la PNB y los familiares de los reclusos, se acordó el traslado de 25 internos a Puente Ayala y se les autorizó la visita y la entrada de comida y medicamentos.
Asimismo, las autoridades se comprometieron a gestionar los traslados con el Ministerio Público.
Familiares aprovecharon para denunciar que los funcionarios suelen cobrar “peaje” para permitir la entrada alimentos, y que el reclusorio se encuentra en pésimas condiciones sanitarias.

Luis Santamaría