full screen background image

Espantosas historias relacionadas con la ouija

8

La ouija es un tablero dotado de letras y números con el que aparentemente se puede entablar contacto con los espíritus de los difuntos.
A lo largo de los años se han contado cientos de historias de miedo relacionadas con este juego, pero aquí tienes una recopilación de las historias más aterradoras de la ouija.
La ouija tiene un origen impreciso, aunque se le sitúa en la moda espiritista que se expandió por Occidente hacia finales del siglo XIX, y que dio lugar a una patente registrada el 18 de mayo de 1890 que declaraba al estadounidense Elijah Jefferson Bond como su inventor, y a William H. A. Maupin y Charles W. Kennard como titulares.
Así que no está muy claro quién si alguno de ellos fue el inventor o solo patentaron uno de los tableros del juego.
El caso es que hace muchos años que venimos escuchando muchas historias de terror sobre las personas que han participado en este juego, algunas más creíbles, otras menos, unas con datos verídicos y otras no. De todas ellas, destacan diez realmente escalofriantes.
El caso de Andrea y su difunta madre. Uno de los casos más recientes y de gran impacto popular fue el vivido por una joven llamada Andrea, en Venezuela, que había perdido a su madre a los 15 años y que tres años después de la desgracia participó en el juego de la ouija junto a otras amigas suyas adolescentes.
La primera pregunta que formularon fue si con la ‘persona’ que hablaban se trataba de un espíritu bueno o malo, pero lejos de responder a sus cuestiones, el ‘espíritu’ respondía solamente con el nombre de Andrea y fechas que eran significativas para la chica.
Sus amigas dicen que notaron una especie de posesión demoníaca en Andrea y ésta, varios días después, dijo creer que se trataba del espíritu de su madre, una mujer posesiva a la que no le gustaba que su hija de juntar con ese tipo de chicas.

Redacción