Search
Jueves 14 Diciembre 2017
  • :
  • :

Ropa para niños desapareció de las vitrinas desde que inició el año

Desde que inició el año, comercios dedicados a la venta de ropa han estado recibiendo muy poca mercancía, la de niños es la que menos se observa en los negocios, aseguran propietarios.
En un recorrido por la zona metropolitana del estado se pudo conocer que las tiendas dedicadas exclusivamente a vender indumentaria para menores no renuevan constantemente su inventario.
“Muy poca mercancía nos llega desde que comenzó el año. Antes uno podía pedir las veces que quisiera, ahora es mensualmente y lo que llega es muy poco, sirve para adornar las vitrinas nada más”, comentó Antonio Hachar, dueño de una tienda ubicada en la calle Libertad de Puerto La Cruz.
Hachar explicó que si no fuese por el pedido que llegó la semana pasada, en la tienda estarían vendiendo mercancía del año pasado.
“Da pena que la tienda muestre las vitrinas vacías, pero cómo hace uno si los pedidos llegan incompletos”, expresó el hombre.
Los altos precios es lo que más resalta en vidrieras. La ropa para un bebé de apenas 3 meses no baja de los mil bolívares.
“Da lástima gastar tanto dinero en un vestidito que va a perder dentro de dos meses, los niños crecen rápido, eso es dinero perdido”, argumentó Rosa Castillo, madre de dos niños.
En el almacén La Porteña, la situación es la misma. Su dueño, quien prefirió omitir su identidad, aseguró que la ropa de niños es inaccesible.
“Lo que pasa es que si a los fabricantes ya no les dan dólares para comprar materiales, se ven obligados a adquirirlos a precio del dólar paralelo, por lo que disminuye la producción y aumentan los precios de lo poco que llega a las tiendas”, señaló.

No hay
Cuando faltan pocos meses para que llegue la época de las comuniones, tiendas del centro de Puerto La Cruz no cuentan con los trajes utilizados para dicha ocasión.
Antonio Hachar informó que este año es posible que no vendan en su local trajes ni vestidos para niños que tengan que tomar la comunión.
“Ahorita no tenemos nada ni para comunión ni para bautizos, los precios en los que nos quieren vender la mercancía son exagerados y estamos conscientes que ahorita nadie está dispuesto a hacer un gasto así”, dijo.
Hachar detalló que una camisa para que un niño tome la comunión, el año pasado tenía un valor de 450 bolívares. Este año sus proveedores se la están ofreciendo en más de mil bolívares.
“Es imposible vender algo así teniendo en cuenta que ese no sería el único gasto. A eso hay que sumarle zapatos, pantalón y otros accesorios”, expresó.
Recomendó a padres acudir a una costurera.

Daniela Hibirma