full screen background image

Padres recurren a lo más fácil para resolver merienda escolar

24

Una tarea tan sencilla como preparar la lonchera de los chamos, se ha convertido en una odisea para los padres y representantes.
Así lo expresó Lucía Manríquez, mientras dejaba a sus dos hijos en una escuela de Barcelona.
Darle dinero a un niño o niña se ha vuelto la opción más fácil ante la escasez latente.
Según los padres encuestados, resulta más práctico que sus hijos lleven 100 bolívares   diarios al colegio que hacer el desayuno de todos los días.
Luis Gutiérrez tiene un gasto semanal de 500 bolívares con su hijo, y aunque reconoce que a veces el desembolso le pega en el bolsillo, la odisea a la que se tiene que someter en algunos casos para conseguir los insumos de la cesta básica lo ha llevado a recurrir a este método.
Por su parte, otra de las representantes consultadas,  Betty Alcántara, refirió que lo que se busca no hay.
“Para hacer una empanada necesitas harina y no hay, para  freírla tampoco hay aceite y si quieres queso para rellenarlas no lo puedes comprar porque está carísimo”, expresó.
La mujer comentó que para hacer algo tan sencillo como una arepa es una tarea titánica por lo que prefiere comprarla en la calle ya rellena.
“No se consigue ni mantequilla y en lo que respecta a la salsa de tomate por lo menos para colocarle a un pan, está desaparecida”, prosiguió Alcántara.
En el caso de la representante Mariela López, aunque los gastos para hacer la “viandita” como ella misma le dice es un verdadero tormento, asegura que recorre todos los locales que sean necesarios con tal de prepararle a su hija algo sano.
La mujer considera que muchas veces en las cantinas, los alimentos contienen grandes cantidades de grasas, además de no ser cocinados con las respectivas normas de higiene.

Vigilancia
El Instituto Nacional de Nutrición (INN) en el estado Anzoátegui, constantemente despliega operativos en los diferentes planteles de la ciudad  para supervisar la venta de comidas en las cantinas.
Esto con el fin de prevenir consumo de alimentos con alto contenido de azúcar o grasas para evitar así que éstos se conviertan en factores que detonen la obesidad u otras enfermedades en los jóvenes.

Zorymar Medina