full screen background image
Search
Martes 23 Enero 2018
  • :
  • :

Animales muertos en las calles pueden transmitir enfermedades

Cientos de perros y gatos deambulan por las calles de los municipios de la zona norte de Anzoátegui sin ley ni control. Invaden espacios públicos como plazas, iglesias, hospitales, centros comerciales y conviven con las personas que transitan a diario por estos lugares.
Muchos mueren por causas naturales, o provocadas, y otros, en la mayoría de los casos, son arrollados en las vías.
Para Isidro Canache, médico especialista en salud pública, esta situación puede desencadenar un problema en la población, porque después de muertos los animales pudieran transmitir enfermedades al hombre como leptospirosis, rabia, fiebre de la garrapata y sarna (escabiosis), bien sea por contacto directo o a través del ambiente.
Canache, con más de 20 años de experiencia en el área, explicó que la tarea de eliminarlos era del Ministerio de Salud y en las regiones estaba asignada a las coordinaciones de Zoonosis, dependiente de la Dirección de Salud Pública, eso cambió. “Ya no se hacen jornadas para sacrificar a animales callejeros, pero muchas personas envenenan a sus mascotas y lanzan sus cuerpos a la calle”, indicó.
Ahora ese ente solo se dedica a la aplicación de inmunizaciones, curas, castraciones y fumigaciones para el control animal, además de combatir la proliferación de roedores e insectos, todo dentro del programa de saneamiento ambiental.
El cuidado y protección de los caninos y felinos que habitan en las calles, estarían a cargo de la Misión Nevado de cada región, pero esta aún no cuenta con ninguna sede en el estado.
Saneamiento
Como parte del saneamiento ambiental, la responsabilidad para evitar que los cuerpos de los animales se descompongan está en manos de las empresas o institutos para la recolección de desechos de las alcaldías de los municipios Bolívar, Sotillo, Guanta y Urbaneja.
En el caso de Bolívar, Ronald Padrino, director del Instituto Autónomo Municipal de los Residuos y Desechos Sólidos (Iamreds), indicó que existe una unidad dedicada a la recolección de animales muertos, a veces apoyados con las notificaciones de los vecinos.
Sobre su disposición final, indicó que en el vertedero de Cerro de Piedra existe una fosa para los desechos biológicos u orgánicos de hospitales y clínicas, donde se colocan.
Al ser consultado de la necesidad de una unidad de cremación en el vertedero, dijo que hay un proyecto de adecuación del lugar para la disposición final de la basura que incluye esa unidad. Aunque aclaró que en algunos centros de salud hay crematorios para ese tipo de desechos.
El médico Oscar Silva, quien labora en un hospital público, alertó del alto riesgo que representan los cadáveres de animales en estado de descomposición en la vía pública. Alentó el trabajo que hacen algunas sociedades protectoras de animales de la zona, que se dedican a hacer jornadas de esterilización públicas y gratuitas. “Con eso están controlando la proliferación de perros y gatos, que también se ven deambulando en la calles”.

Marco legal
El 4 de enero de 2010 fue publicada en la Gaceta Oficial Nº 39.338, la Ley para la Protección de la Fauna Doméstica Libre y en Cautiverio, todavía en vigencia, establece que las autoridades municipales son responsables del control de los animales en estado de abandono.
Pero el pasado 31 de diciembre, el presidente Nicolás Maduro -al aprobar la creación de la Misión Nevado- impulsó, de parte del colectivo que la conformó, la modificación de la citada Ley.

Insalubridad
Los desperdicios de comida que son dispuestos en bolsas en aceras y calles para que el aseo urbano los recoja, a menudo son dispersados por los animales de la calle.
Desde el momento que rompen las bolsa para buscar alimento, aseguran los vecinos, se genera una situación insalubridad que perjudica a todos los ciudadanos.