full screen background image

Ultimaron a presunto asesino de oficial de Polibolívar

13

El director de la Policía Municipal de Bolívar   (Polibolívar), ofreció detalles sobre el deceso de un joven quien cayó muerto la mañana de este martes a manos de oficiales de ese cuerpo de seguridad.
Informó el coronel Rafael Rosas Totesaut,  que luego de labores de inteligencia, un grupo de uniformados se trasladó a tempranas horas hasta una vivienda situada en la calle Andrés Eloy Blanco del barrio La Aduana, frente al canal de alivio, en busca del homicida del oficial jefe Genaro Cumana (38), asesinado la mañana del 5 diciembre de 2014 en el mismo sector.
Explicó que allí dieron con el paradero del presunto criminal, quien al verse descubierto abrió fuego contra la comisión, originando un intercambio de disparos que culminó con la muerte del joven,  a quien identificó como Orlando José Maita Gómez (21), apodado “el burrito”.
Durante las experticias correspondientes, los investigadores del Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) recolectaron en el lugar de los hechos la pistola que portaba “el burrito”, una Tanfoglio 9mm.
El coronel dijo que se presume que esa arma de fuego era la que portaba el oficial José Calcurián, otro  policía asesinado el pasado 7 de febrero al momento que salía del servicio en el módulo policial de Caicara.

Otra versión
Por su parte familiares del joven ultimado, desmintieron la información dada por el director de Polibolívar y dijeron que el muchacho fue asesinado por oficiales que lo sacaron de su casa cuando dormía.
El ama de casa Belkis Gómez, dijo que a las 6:00 a.m. un grupo de uniformados llegó a su vivienda, la apuntaron con un arma y le pidieron que saliera junto a su esposo y tres menores que se encontraban con ellos.
Explicó que al poco rato escucharon un disparo y observaron cuando montaban a su hijo malherido en la unidad patrullera.
El ama de casa junto a otros parientes se trasladaron a la emergencia del hospital Luis Razetti en busca de Orlando José y allí fueron informados que el chico había sido ingresado sin signos vitales, presentando cinco impactos de bala, cuatro en el pecho y uno en el brazo izquierdo.
La señora Belkis manifestó que su vástago nunca tuvo problemas con la justicia. Aseguró que “ellos (oficiales) querían involucrarlo en la muerto de otro policía”.
Sobre la vida del joven, la mujer dijo que actualmente estaba desempleado, pero que mataba “tigritos” como caletero. Era soltero, sin hijos.

Luis Santamaría