full screen background image

En menos de 18 horas dos hombres fueron asesinados en El Viñedo

12

En menos de 18 horas, el hampa cobró dos vidas en el barrio El Viñedo, de Barcelona.
La primera de las víctimas fue identificada como Gabriel José Rivero Rivero, de 18 años de edad, quien estaba cursando el cuarto año de bachillerato, además era uno de los jugadores más destacados en softbol de la comunidad.
Una vecina del sector contó que el hecho sucedió en la transversal de la calle 23 de Enero, a las 10:00 de la mañana del sábado.
“El muchacho iba para su práctica de softbol en un estadio que queda cerca de la calle donde lo mataron. Supuestamente un grupo de hombres se trasladaban en una buseta, de color gris con blanco, hicieron algunos tiros y pues, a él le tocaron dos”, narró la dama quien no quiso ser identificada.
Los testigos del hecho trasladaron inmediatamente al joven a la emergencia del hospital Luis Razetti, sin embargo, cuando lo iban a ingresar al quirófano, aproximadamente a las 8:00 de la noche, falleció.
Se conoció que Rivero era el segundo de tres hermanos y residía con sus padres en la calle Andrés Bello, parcela 107 del sector antes mencionado.

Lo agarraron in fraganti
Richard José Guiaquirima, de 37 años de edad, fue asesinado 18 horas después mientras dormía con su pareja en su residencia ubicada en la calle 10 del sector La Victoria de El Viñedo.
Rosa Guiaquirima, quien es hermana de la víctima, notificó que el hecho sucedió aproximadamente a las 3:00 de la mañana de ayer, cuando un hombre entró a la residencia, armado y despertándolo.
“Sin mediar palabra alguna, el sujeto le disparó 10 veces en el pecho y en la axila ” comentó Guiaquirima.
Familiares de Richard José, no saben quién es el criminal, ni los motivos de su asesinato, sin embargo, presumen que fue por no pagar el costo de la droga que consumía constantemente.
También se conoció que el hombre había sufrido varios atentados hace algunos años por haber tenido problemas con unos delincuentes de la zona norte y había huido por varios meses a San Diego de Cabrutica.
Guaquirima era el mayor de tres hermanos, dejó en orfandad a dos niños y trabajaba como albañil.

Denuncia
Habitantes de la comunidad denunciaron la inseguridad y la zozobra con la que viven el día a día.
“El miércoles tuvimos una reunión con varios cuerpos policiales para que colocaran puntos de control y le pedimos que nos cuidaran y cumplieran con su deber, de hacer constantes patrullajes en la comunidad”, manifestó un morador de El Viñedo.
También hicieron énfasis en que los uniformados del cuadrante 18 no atienden las llamadas, siempre la línea está ocupada.
“Exigimos un punto de control solo para nuestro sector, todo los días somos víctimas del hampa y ni siquiera podemos hablar o denunciar, porque los malandros nos buscan hasta debajo de las piedras para amenazarnos y matarnos por haber hablado más de la cuenta”, comentó un habitante de la comunidad.