full screen background image
Search
Miércoles 24 Enero 2018
  • :
  • :

Cuatro muertos y 22 desaparecidos por inusual temporal en norte de Chile

El inusual temporal de lluvia que azotaba al árido norte de Chile dejaba cuatro muertos y 22 desaparecidos por aludes e inundaciones provocados por crecidas de ríos que por años se mantuvieron secos, informaron fuentes oficiales.

Dos de las víctimas murieron en la ciudad de Antofagasta, una de ellas por una descarga eléctrica y la otra por el colapso de un tanque de agua. Dos personas murieron también arrastradas por las aguas en la región de Atacama, de acuerdo al último reporte entregado por el viceministro del Interior, Mahmud Aleuy.

“El Gobierno lamenta mucho que tengamos cuatro muertos y entregamos las condolencias a los familiares”, dijo el viceministro.

El número de desaparecidos se mantenía en 22, de acuerdo a Aleuy, que agregó que en Antofagasta se registraban unas 680 personas albergadas, mientras que en Atacama el número alcanzaba a las 800.

Después de varios horas de fuertes lluvias, las calles de poblados como Chañaral, El Salado, Diego de Almagro y Tierra Amarilla y de la ciudad de Copiapó, en la región de Atacama, se convirtieron en ríos que arrastraron todo a su paso.

Varias personas debieron subirse a cerros o a los techos de sus casas para evitar ser arrastradas por las aguas, en una situación descrita como similar a la de un tsunami por pobladores.

Debido a cortes de rutas provocadas por aludes, varios poblados interiores se encontraban completamente aislados, mientras en los medios de comunicación se multiplicaban los mensajes de búsquedas de personas desaparecidas o inubicables debido a que también las lluvias provocaron la interrupción de los servicios de telefonía.

Ante el colapso de los caminos, la autoridad pidió a la población que evacue hacia zonas altas. Durante este jueves, 15 helicópteros arribaron a la zona para realizar una evacuación por aire.

En la región de Atacama (800 km al norte de Santiago) y en la vecina cuidad de Antofagasta rigió el toque de queda durante toda la noche, luego de que las Fuerzas Armadas tomaran el control de ambos lugares que están bajo estado de excepción constitucional por catástrofe.

Las clases fueron suspendidas para facilitar la instalación de albergues en colegios, mientras que los aeropuertos de la zona operaban con retrasos debido a los cortes de rutas y de las comunicaciones. Miles de residentes se encontraban sin servicio de electricidad ni agua potable.

De madrugada, sin embargo, las lluvías habían declinado.

AFP