full screen background image

Población de Caigua cumple 348 años de su fundación

8

Fray Antonio Caulín, en su Historia de la Nueva Andalucía, asienta, que Fray Manuel de Yangués, invitó al gobernador de la provincia de Nueva Andalucía, Juan Bravo de Acuña, a un lugar donde estaba seguro lograrían conquistar más almas a la Gracia de Dios. Dicho lugar, era el habitado por … “un Cacique llamado Caygua, con gran cantidad de gente pagana que le sigue y obedece, o por lo valiente y esforzado de su persona, o por la habilidad de hechicero, de que tiene tanta fama entre los indios, que es de los más respetados de todas estas naciones”. (Caulín, Hist…, T. II, p. 58).
Con un fuerte contingente de hombres armados, el gobernador hizo entrada en los dominios del famoso Caygua. Ante tal despliegue de fuerza, los indígenas “rindieron sus armas”. El gobernador, en presencia del Cacique, ejecutó la obligación de leer y hacerle entender “El Requerimiento”, que por Real Cédula de 1534, había de hacerse a los naturales de Venezuela, formalizando la oferta y gracia de “favorecer a los que gustosos recibieran la fe de Nuestro Señor Jesucristo”; y la amenaza, “de castigar y perseguir severamente a los rebeldes a Dios y al Rey”. Más expresamente dice la historia, que el gobernador se dirigió a Caygua con estas palabras: …si voluntariamente os sujetáis tu y los tuyos a recibirlos como padres y maestros que os adoctrinen y enseñen los Misterios de nuestra Santa Fe Católica, os ofrezco todos los esmeros de mi protección y gracia de mis regalías; y en prueba de ello te daré en nombre del Rey este Bastón de Capitán, y prometo atenderos en adelante con especial cuidado; pero si, desatendiendo mis súplicas y mercedes os mantuviereis rebeldes a las luces del Evangelio, entraré con la espada de la justicia a sujetaros a los dominios de Nuestro Rey Católico, de quien deberéis ser fieles vasallos”. (Ibídem, p. 60) En este sentido, hemos de resaltar, que esta fundación es de las pocas en las cuales se refiere, tan claramente, el uso del obligatorio requerimiento.
Terminada la intervención del gobernador Bravo de Acuña, continúa la reseña de Caulín, habló el fraile Yangués en lengua cumanagoto, exhortándolos, igualmente a su modo, a recibir los beneficios de la Fe Católica.
Ahora bien, sea por obra de la intimación del gobernador; por la presencia de gente armada, o por la palabra del fraile, al final se logró el objetivo; es decir, se hizo la conversión de aquel grupo de cumanagotos y topocuares el veinticuatro de marzo del año de mil seiscientos sesenta y siete, en días de Semana Santa. De esta manera, fueron congregados en un nuevo Pueblo de Misión, que en honor al cacique Caygua, en adelante se llamaría Caiguapatar o la Casa de Caygua, bajo la advocación de Jesús, María y José.

Marcos Delgado