full screen background image

Aterradoras historias de niños que “volvieron de otra vida”

83

Muchas personas ven la muerte como un paso más en su vida. Creen en la reencarnación y no dudan en que, llegado el momento, les tocará vivir en otro cuerpo distinto. La mayoría de los mortales no se dejan llevar por esas teorías, pero cada vez son más las noticias de niños que recuerdan momentos de sus vidas anteriores.

Aunque no termines de creértelo, en Qué.es recogemos ocho aterradoras historias que, cuanto menos, te harán dudar:

Ryan (5 años) recuerda que fue actor de Hollywood 

La historia más reciente es la de Ryan, un niño que narró a la cadena NBC los recuerdos de su anterior vida. El pequeño comenzó a tener pesadillas cuando tan solo tenía cuatro años. Tras varios días despertándose atormentado, Ryan le pidió a su madre que le llevase a su verdadera casa, “estaba en Hollywood, California”.

En un primer momento su madre no le dio mayor importancia, pero en los días posteriores el niño continuó narrándole experiencias de su vida pasada, asegurando que fue actor en Hollywood, que conoció a grandes estrellas del cine y que incluso había vivido en el extranjero.

Cindy, su madre, no contó su historia hasta que su hijo le señaló en un libro a un actor de la película ‘Nigh After Night’, rodada en 1932. La mujer, además de narrar los hechos a la televisión estadounidense, puso a su hijo en manos del doctor Jim Tucker, experto en este tipo de casos.

Luke (5 años) asegura que fue afroamericano

Aún más peculiar es la vida pasada de Luke, un pequeño estadounidense de tan solo cinco años que está convencido de que antes de ser rubio y con ojos azules, era una mujer afroamericana que murió en un incendio.
En concreto, según cuenta Luke, se llamaba Pam Robinson y falleció en 1993, en el incendio que originado en el Hotel Paxton de Chicago.

Erika, la madre del pequeño, cuenta que su hijo comenzó a tener recuerdos a partir de los dos años, asegurando que había sido una mujer, con el pelo negro. “Era Pam, fallecí, subí al cielo y vi a Dios”, contó Luke ante la compresible sorpresa de su madre.

Lejos de poder ser una historia inventada del pequeño, Erika encontró una vieja noticia que hablaba de la historia de Pamela Robinson, fallecida efectivamente en un incendio.

Andrew (4 años) recuerda la vida del sargento Val S Lewis

Michelle Lucas, la madre de Andrew, narró al canal estadounidense ‘New channel 3′ los recuerdos que le ha confesado su hijo, con tan solo 4 años. Andrew habla del sargento Val S Lewis, que sirvió al ejército estadounidense en la década de los 80.

El militar falleció tras un ataque terrorista en el Líbano, en 1983, y el pequeño Andrew rompe a llorar continuamente, preguntándole a su madre por qué le dejaron morir en aquel incendio.

Michelle teme que al pequeño le haya poseído el espíritu del militar fallecido en el Líbano, enterrado en el cementerio de Marietta, en Georgia, o que tenga recuerdos de su vida pasada.

Cameron, con cuatro años hablaba de ‘su otra mamá’

La historia de Cameron Macaulay es una de las más conocidas dentro de los niños que recuerdan su vida pasada. La vida de Cameron se hizo popular a raíz del documental que narró su caso y por el que grabaron la llegada del pequeño a la Isla de Barra, donde asegura que estaba su otra vida.

Cameron le contó a Jim Tucker, el doctor experto en este tipo de casos, querecordaba con precisión a su otra mamá. Tenía el pelo largo y era muy cariñosa. También reconocía a su padre, aunque apenado porque falleció atropellado “por no mirar a ambos lados de la carretera”.

El doctor le llevó a la Isla de Barra, muy lejos de su Glasgow natal, y allí comprobaron que todas las narraciones de Cameron coincidían con la realidad, aunque con las pequeñas modificaciones a causa de los más de 40 años que habían trascurrido.

Boriska, el niño de Marte

La historia de Boriska, un niño ruso, es sin duda la más extraña de todas. A diferencia del resto de casos documentados, este pequeño -hoy en día adolescente- asegura que en su vida anterior fue un marciano.

Según contaron sus padres a varios medios locales, Boriska visitaba frecuentemente una especie de valle para recuperar energía. Ese extraño comportamiento estaba precedido de logros infantiles impropios de su edad. Con poco más de un año había comenzado a leer y con dos pintaba con destreza.

Poco tiempo después, Boriska comenzó a detallar cómo era la vida en Marte, donde asegura vivían en ciudades subterráneas. La repercusión de sus declaraciones provocó que ahora el joven viva recluido y alejado del foco mediático.

Shankar (2 años) comenzó a hablar de su ‘otra casa’

El caso de Shankar es uno de los más antiguos. Nos traslada hasta 1951, en la India, cuando murió un niño llamado Munna y que había sido secuestrado aprovechando el descuido de su padre. La investigación provocó la detención de dos hombres, pero quedaron en libertad por la falta de pruebas. Sin embargo, meses más tarde nacería Shankar, el niño que con dos años contó que dos individuos le habían degollado.

Su declaración aterrorizó a su padre, que intentó tapar la revelación de su hijo. Pese a sus esfuerzos, la historia llegó hasta el padre del muchacho asesinado, que insistió en conocer al pequeño. Tras varios intentos, se produjo el encuentro y Shankar se abrazó a su “otro padre”, como si le conociese de todo la vida.

James a los 11 años recordaba ser piloto de la II Guerra Mundial

Otra de las historias documentadas también habla del ejército de los Estados Unidos, aunque en esta ocasión viajamos hasta la II Guerra Mundial. James Leninger, un niño de 11 años, aseguró que había sido piloto estadounidense durante el conflicto bélico.

Sus padres señalaron a distintos medios locales que su hijo había demostrado grandes conocimientos de aeronáutica militar cuando tan solo era un niño que jamás había montado en una nave de tales características.

Su insistencia hizo que los Leninger comenzaran a investigar y llevasen a su hijo a distintos encuentros con exmilitares que habían prestado servicio en el ejército estadounidense, comprobando que los detalles que aportaba James eran totalmente ciertos.

El pequeño llegó incluso a dibujar cómo había sido su muerte.

Que.es