full screen background image

Delincuentes matan a comerciante dentro de su casa para robarlo

33

Menos de 48 horas pasaron tras la muerte de Roberto Ángel Quintero Fino (24), a quien asesinaron la madrugada del sábado en el sector La Orquídea de Barcelona, cuando otro hecho de sangre sacudió nuevamente a los habitantes del sector capitalino.
La víctima del nuevo episodio violento ocurrido la madrugada del lunes específicamente en la calle Los Tubos, fue identificada por las autoridades como Alberto José Patete González de 46 años de edad.
El hombre fue asesinado de tres balazos cuando se encontraba en el interior de su residencia.
Al igual que en el caso de Roberto, a este último lo mataron para robarlo.

Hecho
El hecho donde resultó muerto Alberto ocurrió aproximadamente a la 1:00 de la mañana.
Según informaron familiares apostados en las afueras de la morgue del hospital Razetti, el infortunado se encontraba junto a su esposa Betzaida Jiménez y su hijastra Geraldine Jiménez, dentro de la vivienda cuando ocurrió el suceso.
Todos dormían cuando se escuchó un disparo dentro de la casa. Por tal razón Alberto se levantó para ver qué ocurría y al salir de la habitación fue emboscado por un grupo de al menos seis hombres que ingresaron a la vivienda, en la que funciona una quincallería, para cometer un robo. Uno de los maleantes le disparó al hombre, impactándolo en tres oportunidades.
Posteriormente los delincuentes cargaron con dos televisores, tres teléfonos celulares y Bs. 60 mil en efectivo, producto de la venta de los artículos que la familia ofrecía en su casa.
Luego del hecho y una vez que los maleantes huyeron, el conductor de una Wagoneer de color marrón auxilió a Alberto y lo llevó a la emergencia de hospital barcelonés, sin embargo el esfuerzo fue en vano ya que la víctima, cuyo ingreso quedó registrado a las 2:05 a.m, llegó sin signos vitales.
Expertos forenses le detallaron al cadáver del hombre, dos heridas por arma de fuego en el intercostal izquierdo y otra en el brazo del mismo lado.
Sobre la vida del infortunado, parientes señalaron que laboraba como comerciante en su vivienda y en algunos casos trabajaba como pintor y contratista.
Al igual que sus familiares, vecinos del sector donde residía Petete González, lo describieron como una “excelente persona”. Pidieron justicia por su muerte.
El Cicpc fue notificado del caso, por lo que se iniciaron las respectivas averiguaciones, a fin de identificar a los responsables y darles pronta captura.

Luis Santamaría