full screen background image
Search
Miércoles 24 Enero 2018
  • :
  • :

Rescatistas invitan a sumarse a los grupos voluntarios

Jóvenes y adultos pertenecientes a la Red de Emergencias Barcelona, invitaron a la colectividad a sumarse al trabajo voluntario como el que ellos prestan para servir de apoyo durante situaciones de emergencia.
El delgado del grupo de brigadistas, Jesús Caraballo, explicó que Protección Civil (PC) y Bomberos del estado Anzoátegui, son los organismos rectores que dictan las directrices en caso de un evento inesperado.
Según la gravedad del acontecimiento, estos institutos solicitan el apoyo de los rescatistas voluntarios, quienes se mantienen en constante entrenamiento en posibles escenarios de crisis.
Destacó que los órganos de emergencia prestan sus instalaciones, conocimientos y, en algunos casos, aportan la logística para la preparación de los grupos que quieran servir de ayuda.
“Es importante que todos hablemos un mismo idioma para trabajar basándonos en un solo criterio y poder salvar a las personas con mayor eficacia”, dijo Caraballo.
Invitó a toda la población en general a integrarse y solicitar los cursos para sus comunidades.
Aseguró que a través de los organizaciones sociales, los vecinos de ciertos sectores pueden pedir un curso de autoprotección que es de gran utilidad. “Es obligatorio que dentro de cada consejo comunal exista una brigada de protección civil y donde no exista, los delegados deben organizar una”.
Resaltó que entre los rescatistas en formación hay estudiantes, profesionales y padres de familia, quienes en su tiempo libre se dedican al altruismo y que no hay límite de edad para los voluntarios.

Entrenamiento
Un grupo de 20 personas con edades comprendidas entre los 18 y 30 años participaron durante este fin de semana en el entrenamiento de rescate y supervivencia en el agua, realizado en Playa Cangrejo en Lechería.
Caraballo, quien fue el instructor encargado de la práctica, comentó que los entrenantes permanecieron durante seis horas continuas en el mar, entre el día y la noche, reforzando sus habilidades de rescate.
“En esta ocasión el entrenamiento fue más fuerte porque hubo mar de leva y eso les exigió aún más físicamente, pero también los prepara aún mejor en caso de una emergencia bajo estas condiciones”.
El delegado señaló que esta práctica es una de las últimas de la preparación que dura ocho meses.