full screen background image

20 sucursales privadas de la zona norte condicionan venta de productos regulados

6

En un recorrido realizado en la zona norte del estado por el equipo reporteril del diario Metropolitano, se constató que, en al menos 20 sucursales de cadenas privadas se condiciona la venta de artículos regulados a través de la cédula de identidad de los consumidores.
Esta medida ha sido adoptada en diferentes modalidades desde hace poco más de un mes. Tal es el caso de Farmatodo y Fiorca donde los compradores solo tienen la oportunidad de adquirir cierta cantidad de artículos de primera necesidad, una vez por semana.
Mientras que en Limpiatodo, Unicasa, Meditotal y Sigo el método se aplica según el terminal de cédula, dos números por día de lunes a viernes y cinco los sábados y cinco los domingos.
Estas condiciones impuestas no han sido bien vistas por parte de los consumidores ya que aseguran que les limita la posibilidad de adquirir un determinado producto en el momento en el que llegue a los comercios. Otros la aprueban como única forma de frenar el bachaqueo.
La señora Nora Vallés señaló que además de la limitación según la cifra de identidad, el control aplicado por la Guardia Nacional Bolivariana en las colas, les impide comprar.
Argumentó que tanto ella como su esposo son personas incapacitadas y, a pesar de esto, no reciben ningún trato preferencial y además han sido insultados por los oficiales.
“En mi casa solo somos mi viejito y yo, no podemos estar haciendo colas y nuestros hijos también tienen que comprar para sus familias. Con tantos controles, casi no podemos comprar”, comentó.

Sanción
De acuerdo con el artículo 58 de la Ley de Precios Justos “quienes condicionen la venta de bienes o la prestación de servicios regulados por la Superintendencia para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos –Sundde- serán sancionados por vía judicial con prisión de dos a seis años. Igualmente serán sancionados con multa de 500 a 10 mil Unidades Tributarias. La reincidencia será sancionada con la ocupación temporal del inmueble correspondiente hasta por 90 días”.

Motivo
De acuerdo con lo manifestado por delegados de algunas cadenas privadas, entre ellas Limpiatodo, el uso de esta norma se hizo por sugerencia de la propia Sundde.
Mientras que el vicepresidente de relaciones corporativas de Farmatodo, Luis de Llano, aseguró que la acción fue tomada de forma independiente y argumentó que pretende controlar las “compras desbordadas de revendedores, que terminan por dejar sin productos a los verdaderos clientes”.
Hasta finales de 2014, el condicionamiento de las ventas era condenado, ya que se dieron casos en los que dueños de comercios obligaban a los consumidores a adquirir una determinada cantidad de productos o monto para poder acceder a los regulados.
Según declaraciones ofrecidas en días pasados por el director regional de la Sundde, Francisco Álvarez, esta medida representa al paso previo a la instalación de las máquinas captahuellas, lo cual pretende disminuir las colas en los establecimientos así como con el negocio de los “bachaqueros”, quienes se dedican a comprar artículos de primera necesidad para venderlos a precios excesivos.
Aseguró que los empresarios privados accedieron voluntariamente al condicionamiento de ventas para intentar disminuir las aglomeraciones y la especulación con los productos regulados.