full screen background image
Search
Sábado 19 Agosto 2017
  • :
  • :

Autoridades mexicanas prevén breve repunte de violencia por captura de Z-42

La detención el miércoles de Omar Treviño alias “Z-42”, líder del debilitado cártel de Los Zetas, puede provocar un breve pico de violencia en el noreste de México por pugnas para sucederlo, pronosticó este jueves la Comisión Nacional de Seguridad.

“Se puede dar esa situación, ese pico breve de violencia, pero entre las instancias dentro del grupo delincuencial”, dijo el comisionado Monte Alejandro Rubido a la cadena Televisa, informó AFP.

El funcionario señaló que por ahora no ven una figura que pueda ocupar el lugar del detenido, quien asumió el mando de Los Zetas en 2013 tras la detención de su hermano y mentor en el mundo del crimen Miguel Ángel Treviño, alias “Z-40”.

Para Rubido, estas caídas aceleran el debilitamiento de Los Zetas, que en los últimos años ha librado una feroz disputa contra sus exaliados del cártel del Golfo por el control de la muy comercial frontera noreste de México con Estados Unidos, cuyas principales ciudades se llegaron a convertir casi en campos de batalla.

La captura de Omar Treviño, considerado uno de los narcotráficantes mexicanos más sanguinarios, “fue un golpe al corazón de esta organización delincuencial, por lo tanto no me sorprendería que se vaya terminando por diluir”, sostuvo Rubido.

Los Zetas, creados a finales del siglo pasado por militares de élite desertores, pusieron una especial marca de terror en la llamada “guerra del narcotráfico” que ha azotado al país desde hace más de ocho años, en los que han sido asesinadas más de 80.000 personas.

Detenido la madrugada del miércoles cuando llegaba a su casa en el rico municipio de San Pedro Garza García (norte), Omar Treviño se reservó su derecho a declarar al momento de su arresto.

El capo, que vestía pantalón y camisa formales al momento de ser trasladado a la fiscalía en la capital mexicana, “fue bastante parco, seco en los comentarios” ante los elementos de la Policía Federal y del Ejército que lo capturaron, precisó Rubido.

El capo está acusado de 11 cargos relacionados con secuestro, narcotráfico, robo de hidrocarburos y lavado de dinero. Además pesa sobre él un pedido de extradición de autoridades de Estados Unidos.

El Universal