full screen background image
Search
Domingo 20 Agosto 2017
  • :
  • :

Precios de repuestos para vehículos subieron 300% este año 2015

Los repuesteros ya no saben qué hacer con sus negocios, pues la escasez “los lleva locos”.
Los propios expendedores de los artículos aseguran que desde que inició el 2015 ha tenido que lidiar, no solo con la poca mercancía que les surten, sino también con el elevado costo de la misma.
Según información suministrada por uno de los comerciantes, quien omitió su nombre, durante el primer trimestre del 2015, el valor de los repuestos aumentó en  un 300%.
“Así como recibes el material, tienes que pensar muy bien cuál es el precio que le vas a poner a cada cosa para poder venderlo”, dijo el testigo.
Por su parte, Felicio Olivares, encargado de uno de los establecimientos situados en la avenida Fuerzas Armadas de Barcelona, indicó que “siempre recibimos los encargos, pero llegan muy poquitos”.
De igual forma expresó que no hay producción nacional, y por esta razón se agudiza más el problema.
“Si acaso en Venezuela se estará produciendo solo el 10% y eso es nada”, detalló.

Todo caro
Los vendedores también tienen que “batallar” con las constantes quejas de los usuarios, “si vienen a comprar así sea un bombillo que hace meses costaba Bs. 15 y ahora se oferta en Bs. 50 pegan el grito en el cielo, pero no entienden que no es culpa de nosotros, sino de los proveedores”, informó Luis González, encargado de un establecimiento.
El precio de los lubricantes también “espanta” a quienes lo necesitan para su vehículo, en su mayoría  se consiguen de Bs. 250 en adelante.
Los kit de empacaduras que antes se compraban en mil 500 bolívares pasaron a costar entre Bs. 8 mil, indicó González.
El pago del flete es otra de las inconformidades que reflejan algunos negociantes.
Rosa Gil expresó que por una mínima caja que llegue tiene que cancelar de Bs. 2 mil y hasta más, cuando antes pagaba 800.
“Si nos venden caro, cómo vendemos barato, así ni nos daría para comer”, agregó.

No hay más nada
En relación al cierre de los negocios por falta de mercancía, Olivares sostuvo que no ha pensado en bajar las santamaría, porque sino de qué viviría.
“Si dejo esto a qué me dedico. Si quiero ser albañil no puedo porque no hay cemento, bloques, ni cabillas, y si quiero ser taxista y se me daña el carro, cómo lo reparo si no hay repuestos”, apuntó.

Zorymar Medina