Search
Miércoles 13 Diciembre 2017
  • :
  • :

Hasta Bs. 5 mil cuesta un puesto para comprar electrodomésticos

La usura, el abuso y la forma de ganar dinero fácil siguen haciendo de la suyas en la zona norte del estado Anzoátegui.
El problema pica y se extiende, abonando cada vez más el terreno a los especuladores que hacen de estas faenas un negocio redondo.
Esta vez no se trata de la venta de productos de primera necesidad como leche, azúcar o harina pan, sino el oficio de vender los puestos.
Ya no es raro ver colas en las afueras de los locales, lo que si le sorprende a los anzoatiguenses es la paciencia que tienen algunas personas para pasar días y hasta semanas en una cola, para luego vender el puesto.
Desde 3 mil hasta 5 mil bolívares cuesta adquirir un lugar para acceder al expendio de electrodomésticos.
Así lo expresó Luis Guevara, quien además contó que lleva tres semanas apostándose en las afueras de la tienda JJ Pérez Alemán, situado en el crucero de Lechería, para comprar productos y no ha podido si quiera llegar a la entrada.
Por su parte Marcos Guarique denunció que ya estas largas filas se han vuelto un negocio.
“Aquí hay gente que nada más se cala la cola para después negociar”, contó Guarique.
El hombre indicó que esto se ha vuelto un negocio entre los mismos vendedores, los usuarios y hasta los cuerpos de seguridad que llegan a velar porque el orden se conserve.

Negocio redondo
Jesús Rodríguez, mientras con sombrillas se tapaba del sol, comentó que los que tienen el control son las primeras diez personas que conforman la cola.
“Está mañana (ayer) me acerqué a preguntar si sabían algo y me dijeron que hiciera la cola, y además me dejaron claro que cada uno le estaba guardando el puesto a diez familiares que iban a comprar”, agregó.
Por su parte, un grupo de cinco personas que también esperaban para entrar, coincidieron en que nadie los había abordado para venderle un cupo, pero que sí en reiteradas oportunidades escucharon a personas quejarse de la forma tan “descarada” como lo hacían.
Los usuarios replican que “esta es una situación que se salió de las manos”, al mismo tiempo que aseguran que ni los policías, ni la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) le ponen reparo.
“Si agarran a alguien lo sueltan enseguida o al día siguiente, así quién se corrige”, dijo Rusaurys Contreras, quien hace la cola porque su nevera se quemó y requiere comprar una nueva a menor costo.
Necesidad
La oportunidad de comprar electrodomésticos a menor precio hace que las personas realmente necesitadas se armen de valor para aguantar, bajo un inclemente sol, el turno para llevarse  un aire acondicionado, una cocina, un televisor y una nevera.
“Aquí uno tiene que matarse por lo que uno necesita, porque si no, no compra jamás”, esbozó Patricia Guerra.

Zorymar Medina