full screen background image
Search
Jueves 17 Agosto 2017
  • :
  • :

El Vaticano se mantiene alerta ante amenaza del Estado Islámico

El Vaticano está en alerta en caso de un ataque de milicianos islamistas contra la Santa Sede o el Papa Francisco, pero funcionarios no tienen conocimiento de un complot específico, dijo el jefe de seguridad de la ciudad-Estado en una inusual entrevista.

“La amenaza existe. Esto es lo que ha surgido de conversaciones con colegas italianos y extranjeros“, dijo Domenico Giani a Polizia Moderna, la revista publicada por la policía italiana, al ser consultado si las amenazas de milicianos de Estado Islámico eran creíbles.

Pero “por el momento puedo decir que no tenemos conocimiento de ningún plan para atacar el Vaticano o al Santo Padre”, añadió en la entrevista, publicada el lunes en el sitio de Internet de la revista.

Milicianos de Estado Islámico han amenazado a blancos católicos en Roma y los medios italianos le han dado extensa cobertura.

El mes pasado, en un video que muestra la decapitación de 21 cristianos coptos egipcios en Libia, uno de los asesinos dijo: “La seguridad de ustedes cruzados es algo que solamente pueden desear (…) Conquistaremos Roma, por la voluntad de Alá“.

Un sitio de Internet usado por milicianos publicó un montaje fotográfico con la bandera negra del movimiento ondeando en el obelisco que se ubica en el centro de la Plaza San Pedro.

Giani dijo que el nivel de alerta era “constantemente alto” dentro y en los alrededores de la pequeña ciudad-Estado, ubicada dentro de Roma.

Su fuerza de seguridad compuesta por unos 130 agentes, junto con la Guardia Suiza, protegen la mayor parte del Vaticano y al Papa, mientras que la policía italiana vigila el exterior así como la Plaza San Pedro.

Tras los asesinatos de enero cometidos por islamistas en París y Copenhague, unos 4.800 soldados se unieron a los patrullajes en ciudades de toda Italia.

El Papa condenó en varias ocasiones ataques realizados por milicianos islámicos. El domingo, hizo un llamamiento por el fin de su “intolerable brutalidad“.