full screen background image
Search
Jueves 17 Agosto 2017
  • :
  • :

El ballet en Venezuela intenta mantenerse en puntas

Hace 46 años Keyla Ermecheo colgó sus zapatillas de ballet para convertirse en maestra y gerente de una escuela que se convirtió en referencia del movimiento clásico en el país.
Desde el 6 de febrero las luces de los salones están apagadas y la música clásica no se escucha en los pasillos. La academia cerró.
Las alumnas tuvieron que migrar a otros institutos que sortean la crisis del país para mantenerse en pie, a pesar de la fuga de talento, la escasez de insumos para formarse y los bajos salarios de los maestros.
Ermecheo trató durante siete años de postergar la decisión, pero la situación se le fue de las manos.
La incertidumbre que le generaba el destino de sus pupilos y el estado de su salud fueron los detonantes.
“La inasistencia de profesores y alumnos fue aumentando. No les puedo exigir un nivel de entrega cuando el entorno en el que se desenvuelven está en crisis”, cuenta la maestra de 72 años de edad desde Miami, donde los médicos tratan su osteoartritis.
“Acá tengo condiciones que no poseo en Venezuela. Encuentro las medicinas y me pueden atender”.
La enfermedad afecta los cartílagos en sus articulaciones, esas que se fueron desgastando durante casi medio siglo dedicado a la danza. Entre sus muchos logros se enumera la fundación del Ballet Metropolitano, compañía en la que debutaron Stella Quintana y Joana Fernández, ambas directoras de escuelas de ballet operativas.

Época dorada
Quintana, quien dirige la Fundación Ballet de las Américas, vivió mejores momentos para la danza.
Actualmente sabe que sus alumnos no tienen muchas posibilidades en Venezuela. “La carrera de bailarín es muy difícil de desarrollar acá porque los sueldos no son atractivos y no hay suficientes compañías.
El bailarín clásico necesita presentarse constantemente porque tiene una carrera muy corta”. Recuerda la época dorada de esta disciplina en el país: “En la década de los setenta existió el Ballet Internacional de Caracas.
Los sueldos eran tan atractivos que 70% de la compañía estaba integrada por extranjeros”.
Ese proyecto fue posible gracias a la presencia de gerentes europeos.

Agencias