full screen background image
Search
Miércoles 18 Octubre 2017
  • :
  • :

Pacientes de la clínica Nazareth hacen “magia” para ser atendidos

Más de cuatro horas deben esperar los pacientes de la Clínica Municipal Jesús de Nazareth de Puerto La Cruz, para ser atendidos.
Un grupo de usuarios entrevistados indicó que el área de emergencia colapsa y quienes acuden al lugar con cualquier dolencia, sufren las consecuencias de no ser atendidos con la inmediatez que requiere el caso.
Los convalecientes cuentan que el escenario es crítico, sobre todo los fines de semana, donde las personas con patologías menores, deben esperar un “tiempo absurdo” para recibir los cuidados especializados.
Desesperación
Karen Rodríguez, quien vive en el sector Las Charas de la ciudad portocruzana, contó que acudió un sábado a las 5:00 de la tarde al centro asistencial, porque su hija de 8 años presentaba un cuadro viral, a pesar del malestar que la aquejaba, la menor fue atendida a la medianoche.
“Cuando llegué la enfermera pesó a mi hija y luego nos enviaron a la sala de espera, ahí estuvimos hasta la medianoche esperando. No le suministraron ningún medicamento, tuve yo que controlarle la fiebre con medicamentos que salí a comprar”, expresó Rodríguez.
Otro caso similar es el del señor Omar González, quien se fracturó el pie derecho. La atención fue inmediata pero luego de un mes, regresó a la clínica a que le quitaran el yeso y tuvo que esperar siete horas para que le efectuaran el procedimiento.
Personal insuficiente
Una enfermera que no quiso identificarse, explicó que las fallas que se presentan en la atención médica, se deben a que en el área de emergencia sólo trabajan dos médicos por turno, por lo que no se dan abasto para brindarle apoyo a todos los enfermos que llegan.
“Debería haber mínimo cuatro especialistas trabajando. Mientras exista tan poco personal el problema seguirá”, aseguró la asistente.
La falta de aire acondicionado en el recinto de urgencias también afecta a los pacientes. Los usuarios no dejaron de exponer sus quejas, asegurando que “el calor es insoportable”.
En el mismo sentido dejaron saber que el espacio de la emergencia es reducido, lo que hace más incomoda la espera.
“El espacio es pequeñito, y sin aire imagínate el calor que hace cuando hay mucha gente dentro esperando que una enfermera se desocupe para que nos atienda”, enfatizó la paciente Carmen Velázquez.