Search
Viernes 15 Diciembre 2017
  • :
  • :

Colas en supermecado Sigo afectan a comercios vecinos

Las colas en el supermercado Sigo, ubicado en el sector Mesones de Barcelona, han causado grandes pérdidas de dinero a los dueños de los locales vecinos al establecimiento. Así lo manifestó una empleada de uno de los comercios.
Los trabajadores comentaron que el mes donde más ventas pudo haber fue en  diciembre, sin embargo no sucedió así por presentarse esta situación.
“Durante el mes de diciembre se mantuvieron las colas, lo que generó que las pérdidas fueran de hasta un 60%. Cada día nuestra jornada va disminuyendo”, expresaron.
“Todos los días venden productos regulados, luego que se terminan; nosotros abrimos. Hay días en que no lo hacemos, porque las colas se extienden hasta despúes de las 3:00 de la tarde”, señaló la trabajadora Inés Reyes.
Yamilet Nuñez, empleada de una tienda de ropa, alertó que el salario de muchos de los empleados también se ve afectado, dijo que si no trabajan, no les pagan el día.
“Nosotros tenemos que esperar que las filas bajen para poder laborar, desde que empezaron las colas es difícil trabajar de esta manera y nuestro salario es cancelado incompleto”, afirmó.
El volúmen de las colas han bajado en el supermecado desde hace una semana.
Los encargados y empleados de los locales, revelaron que no será fácil recuperar lo que han perdido.
“Aunque ya no se observan largas filas, los comercios tendrán que esperar varios meses para poder superar las pérdidas que han tenido”, expresaron.
Los afectados dicen tener la esperanza de que la situación mejore, de no ser así, tendrán que buscar trabajo en el centro de la ciudad o donde no se presente tanto desorden.
“No tengo mucho tiempo laborando en la tienda, pero desde que estoy aquí, las situaciones se han tornado muy incómodas para laborar”, añadió un empleado.
El obrero César Ramos, manifestó que las personas se han cansado de hacer colas o saben que los productos llegan a diario.
“Aquí las cosas no funcionan como antes; todos podían comprar en el local que querían sin tener que esperar que las colas bajaran”, dijo.
Para poder ir a la agencia del Banco de Venezuela ubicada en el recinto también es necesario esperar que “baje la marea” para ingresar al centro comercial.
“Cuando hay colas no puedo hacer mis operaciones en el banco, porque igual tengo que esperar que la cantidad de personas baje para poder entrar”, dijo la comerciante Sandra Zamora.

Mayerling Perico