Search
Martes 12 Diciembre 2017
  • :
  • :

Habitantes de Mesones pagan plantón para abordar un autobús

Cansancio, desolación y desesperanza reflejaban los rostros del grupo de personas que aguardaban en una fila para ver si en “algún momento”, podían abordar una unidad de transporte público, que los dejara en las cercanías de sus hogares.
Los residentes del sector Mesones de Barcelona,  se ven perjudicados por la carencia de autobuses, por lo que no dejaron de hacer notorias sus quejas.
Como una “película de ayer”, fue calificada la agonía a la que todos los días tienen que enfrentarse los moradores del populoso sector barcelonés.
Mery Azócar, quien se desempeña como comerciante y además reside en Mesones desde hace 10 años, expresó que anteriormente no se veía tanto desorden cuando abordada un autobús, “ahora ya ni esperar vale la pena, porque cuando al fin se aproxima uno, viene lleno y es imposible subir”.
Dos y hasta tres
Otro de los consultados fue Alfonso Pérez, quien contó que ha tenido que pasar hasta dos horas en una cola, llevando sol”, para subir a un transporte público.
Por su parte, el ama de casa,  Rosymaris Peñalver, acompañada por sus dos hijos de 2 y 4 años, expresó que “no es tanto salir de su casa, sino regresar”.
Agregó que hasta tres horas ha tenido que esperar en la parada, para poder abordar un bus.
Según Peñalver, con los carritos y busetas también pasa lo mismo, por lo que considera que las unidades que prestan el servicio, no se dan abasto para transportar a tantas personas.
“Te sacan los ojos”
Al caer la noche, el pavor de los transeúntes aumenta, no sólo por la “eterna” espera, sino también por lo que a su parecer es un temor que no es ajeno para nadie en la comunidad: la inseguridad.
“Aquí cuando cae la noche  es  peor, si los autobuses no pasan casi en la mañana ni la tarde, en la noche menos, por el miedo a ser robados”.
Los habitantes también se quejaron que a veces ni los taxistas los quieren llevar, y cuando se da el caso contrario, “nos quieren sacar los ojos”, con el precio que le ponen a una carrerita.
Sin repuestos
Un conductor que cubre la ruta de la zona Industrial de Mesones, quien omitió su identidad, precisó que las unidades han dejado de funcionar por la escasez. “Mientras los repuestos no se consigan o estén tan caros, los autobuses seguirán dañados”, sentenció.
El residente, Javier Luna, indicó que “esto se lo llevó quien lo trajo”.
Además refirió que el gobierno regional entrega autobuses y no se ven, porque el problema persiste y en algunos casos se ha agudizado. Sin embargo, Luis Cedeño dijo que de nada sirve que donen unidades, si cuando se dañan, nadie las repara.

Zorymar Medina