Search
Lunes 18 Diciembre 2017
  • :
  • :

Trabajador de Coservas murió al caer de una motocicleta

El supervisor de mantenimiento de la Corporación de Servicios Ambientales de Sotillo (Coservas), Eduardo Evaristo Martínez Vargas, encontró la muerte la mañana de ayer, cuando como todos los días se dirigía a su lugar de trabajo.
El hombre de 55 años de edad y quien era habitante de la calle La Pedrera del sector San Ignacio en San Diego, zona rural del municipio porteño, junto a su vecino y compañero de labores Deivis Hernández (24), abordaron una moto Empire Horse, de color rojo,  propiedad del joven para dirigirse hasta el casco central de Puerto La Cruz.
El vehículo de dos ruedas era conducido por Hernández, mientras que Martínez Vargas viajaba como parrillero.
Deivis, quien resultó con aporreos, comentó que ellos salieron temprano de sus respectivas viviendas vas para ir trabajar. Destacó que a eso de las 6:30 de la mañana cuando se trasladaban por la Planta de Asfalto, en Vidoño, un caucho de la moto se explotó lo que provocó que perdiera el control y ambos cayeran al pavimento.
El conductor recibió heridas al golpear contra el asfalto, sin embargo los golpes más fuertes los recibió Eduardo al salir expelido de la máquina de dos ruedas.
Pese a los esfuerzos del conductor de la moto, que luego de un largo rato, consiguió ayuda del chofer de un taxi, trasladó a su compañero de trabajo y vecino hasta la emergencia del hospital Dr. Luis Razetti de Barcelona.
Allí fue ingresado a las 7:10 de la mañana, pero media hora más tarde,  cuando era atendido por los médicos de guardia, falleció tras no soportar las fuertes lesiones que sufrió al impactar de manera violenta contra el suelo.
El quincuagenario presentó según informe médico, traumatismos múltiples, toraco abdominal cerrado además de traumatismo craneal.
Por su parte Deivis,  consternado por la muerte de su acompañante, no quiso ingresar a la emergencia del recinto hospitalario para ser atendido. El joven presentaba raspones en la rodilla derecha y frente.
A la morgue capitalina, además de familiares, acudieron amigos y compañeros de labores de la víctima, quienes lamentaban profundamente su deceso.
El fallecido tenía 27 años laborando para la empresa adscrita a la alcaldía de Sotillo. Sus colegas lo describieron como “una excelente persona”.

Luis Santamaría