full screen background image
Search
Domingo 20 Agosto 2017
  • :
  • :

Shirley Manson: “No tengo ningún problema con Kanye West”

Para Shirley Manson, situaciones como lo sucedido con Kanye West en la pasada ceremonia de los Grammy y su crítica a Beck tras llevarse el premio al mejor disco del año, sólo dejan al descubierto el mensaje erróneo de un sector de la industria que considera que el verdadero talento artístico está conectado a las ventas.

La vocalista de la banda estadounidense Garbage causó polémica esta semana al publicar una mensaje en su cuenta de Facebook, en el que criticó duramente a West, luego de que en plena ceremonia éste amagara con interrumpir a Beck cuando recibió su premio, como muestra de inconformidad con la decisión de la Academia (en 2009 West interrumpió a Taylor Swift cuando ella ganó un premio de MTV al mejor video femenino).

Manson llamó “imbécil” al rapero y productor, y lo acusó de faltarle el respeto a los artistas con su actitud.

“Creo que dije todo lo que necesitaba decir en mi carta y no tengo ningún problema personal en lo absoluto con Kanye West. Me encanta su música y creo que es un genio; sin embargo, no estoy de acuerdo con la idea de que la música deba ser una idea estrecha y diminuta ni que deba ser juzgada por su éxito”, dijo Shirley Manson a The Associated Press, en una entrevista telefónica realizada el jueves.

“Beyoncé hizo un disco extraordinario, pero también Beck hizo un disco extraordinario, y Beyoncé disfruta de un fenomenal éxito económico, pero no significa que eso sea más importante que el hermoso disco que Beck hizo por sí mismo. Ambos son grandiosos, pero me parece que es muy peligroso cuando empezamos a enviar mensajes erróneos al mundo de que sólo ser una celebridad, la fama y el éxito importan. Yo no creo que sea así”, agregó sobre la cantante pop que era considerada favorita para ganar en la categoría de álbum del año en los Grammy.

En opinión de Manson, la calidad todavía prevalece en el negocio de la música y grandes joyas discográficas aún pueden ser escuchadas, a pesar de los intereses mercadológicos que imperan en la industria musical.

EFE