full screen background image
Search
Domingo 22 Octubre 2017
  • :
  • :

A 377 años el reto es rescatar el arraigo en los barceloneses

La capital del estado Anzoátegui, Barcelona, fue fundada por el español Juan de Urpín mediante las facultades otorgadas por los reyes de España, el 12 de febrero de 1638 en el Cerro Santo, lo que hoy día queda entre Colinas de Neverí y la Av. Costanera, también conocido como Cerro Venezuela.
Para el 1º de enero de 1671 la sede es trasladada a la Nueva Barcelona donde se asentó de manera definitiva, hacia lo que hoy es el casco central de la cuidad capital, donde se establecieron los primeros habitantes. Años después se toma esa fecha como fundación de Barcelona.
La ciudad fue instalada  bajo los lineamientos de las leyes españolas y ordenada en forma cuadrícula.
Sin embargo el cronista Marcos Delgado, en compañía de la Asociación de Cronistas del estado, introducen una documentación en el año 2007 ante la Cámara Municipal,  para solicitar el cambio de fecha del aniversario.
Luego de un trabajo de investigación y años de estudio presentan la solicitud de cambio de fecha en la Academia Nacional de Historia.
En el año 2009, la Academia se pronuncia a favor de los  historiadores anzoatiguenses, y es cuando la Cámara del municipio Simón Bolívar, por medio de la resolución 018-2009 de fecha 15 de enero de 2009, accede al cambio de la fecha de manera oficial.
Conmemoración
Con motivo del aniversario de la ciudad capital, el alcalde Guillermo Martínez organizó una serie de actividades, culturales y religiosas.
Delgado manifestó que este tipo de programación realizada por la alcaldía del municipio Bolívar, para conmemorar el aniversario de la ciudad es “muy interesante para tratar de activar la memoria histórica entre los barceloneses, hacia la querencia de la ciudad. Es muy positivo”.
El historiador explicó que la población que actualmente habita en Barcelona, en su mayoría no es autóctona de la ciudad. “Uno de los males que padece Barcelona, es que es una ciudad de inmigrantes, la ciudad desde los años 80 aproximadamente viene con un incremento poblacional, una explosión demográfica”.
El crecimiento de la urbe ha traído como consecuencia que se ha perdido el  sentido de pertenencia, afirmó.

Martha Cobos