full screen background image
Search
Miércoles 23 Agosto 2017
  • :
  • :

“Dauna, lo que lleva el río” agotó las entradas en Berlinale

Con la persencia de 350 personas, la película venezolana “Dauna, lo que lleva el río” , del director cubano Mario Crespo dio inicio al Festival Internacional de cine de Berlín que celebra la edición número 65, en el complejo Sony Center. Es la primera cinta hablada en warao.
Crespo, y su equipo, estuvieron en la capital alemana, donde lograron agotar las entradas de la primera función y supieron llenar ese imponente espacio, un elenco de actores no profesionales pertenecientes a la etnia warao y una temática universal: el amor, el matrimonio y los conflictos de género.
Yordana Medrano encarna a Dauna, una chica que habla con un tigre y que dibuja su propia versión de la cosmogonía de su etnia. Sueña con aprender español, estudiar y convertirse en maestra, pero pronto se da cuenta de que la sociedad le ha impuesto roles distintos a las mujeres.
“Dauna es una historia que pudo ser contada en cualquier lugar del mundo, pero decidimos que el Delta del Orinoco era el mejor lugar para hacerlo, porque las dificultades de género se intensifican cuando no eres blanca y estás rodeada de una tradición atávica”, dijo Crespo.
El cubano trabajó en varios proyectos en la región durante 14 años. Allí entró en contacto con diversas comunidades indígenas. De allí que su obra tenga visos documentales.
La cinta se centra en tres personajes arquetípicos dibujados junto a la guionista Isabel Lorenz: Dauna, la mujer ilustrada y rebelde, Tarcisio, el marido posesivo y machista interpretado por Eddie Gómez, y el Padre Julio, un sacerdote encarnado por Diego Armando Salazar.
El personaje de Dauna está basado parcialmente en la vida del lingüista Pedro Juan Krisóbulo Bastard, miembro de la Academia Venezolana de la Lengua, aunque también contiene muchos rasgos de las mujeres waraos que Crespo ha tenido la oportunidad de observar en la región.
El paisaje del Delta, en especial el Orinoco, es más que una locación. El río es una especie de narrador testigo que señala el pasado, el presente y el futuro. Así lo presenta Gérard Uzcátegui, el director de fotografía, quien fue seleccionado para participar en el Talent Campus de la Berlinale. El secreto de la bien lograda estética fue dejar que el entorno marcara el ritmo de su trabajo.

Redacción