full screen background image
Search
Martes 19 Septiembre 2017
  • :
  • :

Polisotillo ultimó a dos jóvenes tras presunto enfrentamiento en El Paraíso

Como Allison José Salazar Rodríguez y Norbeto Jesús Hernández de 22 y 23 años de edad, respectivamente, fueron identificados los dos jóvenes que cayeron abatidos la mañana de ayer luego de presuntamente medirse a tiros con funcionarios de la Policía del municipio Sotillo (Polisotillo).
El hecho se registró poco antes de las 11:00 de la mañana en el sector El Paraíso, justo frente a Farmatodo, en la ciudad de Puerto La Cruz.
Recibidos a tiros
Según informó el jefe de la sala de inteligencia de Polisotillo, supervisor agregado, José Rebolledo, los oficiales que realizaban patrullaje por el referido sector, fueron recibidos a tiros por los dos hombres, por lo que estos hicieron uso de sus armas de reglamento, dando inicio a un tiroteo que duró aproximadamente un minuto, y que culminó luego que los sujetos fueran heridos mortalmente.
El jefe policial, informó que Allison, conocido como “burro negro”, se trasladaba junto a su compinche, alias “pelón”, a bordo de un vehículo tipo taxi, marca Ford modelo Zephir de color blanco.
Secuestro
Rebolledo mencionó que los dos sujetos llevaban al chofer del carro secuestrado, y al ver a la comisión policial los enfrentaron.
Luego que resultaran impactados por las balas, los dos hombres fueron subidos a la Unidad Patrullera (UP), 035 y llevados hasta la emergencia del hospital Universitario Dr. Luis Razetti en la ciudad de Barcelona, donde ingresaron muertos.
Expertos forenses señalaron que Allison fue impactado en dos oportunidades en la región pectoral derecha, mientras que Norberto recibió un balazo en el abdomen.
“Fueron ajusticiados”
En las afueras de dicho recinto forense estaban los familiares de los jóvenes fallecidos, quienes expresaban una y otra vez, “no hubo enfrentamiento, fueron ajusticiados”.
El albañil José Salazar, padre del menor de las víctimas, con mucha tristeza, dijo que al momento del hecho, su vástago iba a visitar a su madre, el ama de casa Tibisay Rodríguez.
Expresó que el 4to de sus seis hijos, se trasladaba en compañía de su amigo, a bordo del vehículo tipo taxi, desde la calle Miramar, donde residía, hasta la calle 19 de Abril en El Paraíso.
Mencionó que “algunos testigos dijeron que ellos iban en el carro y estaba una alcabala que los paró, los policías les dispararon a través de las ventanas.
Expresó que su muchacho se escondía y muy poco salía a la calle, ya que “siempre tenía problemas con los policías”.
“Él se escondía, porque cada vez que mataban a alguien en el sector decían que era él, por eso lo buscaban”. El hombre mencionó que su hijo, de vez en cuando, lo ayudaba con trabajos de albañilería y que deja a una pequeña de 3 años en la orfandad.
Aunque reconoció que su muchacho estaba bajo presentación, no precisó el porqué, exigió justicia, ya que “ellos lo llevaron a eso y lo mataron injustamente”.
En cuanto a “el pelón” sus familiares, al igual que parientes de “burro negro”, afirmaron la versión de que ambos fueron ajusticiados.
Sobre su vida mencionaron que deja tres hijos y su esposa con 5 meses de embarazo.
Neurys Hernández, madre de este último, quien era habitante de la calle La Orqueta del Rincón del Paraíso, dijo que “él nunca había matado a nadie, solo se defendía de sus enemigos”.
Sus parientes también piden a la Fiscalía investigue a fondo el caso, ya que aseguran “los mataron injustamente”.
Solicitados
Por su parte, Rebolledo dijo que Salazar Rodríguez era requerido por los delitos de hurto y drogas, mientras que Hernández tenía registro policial por droga.
Azotes
Indicó el jefe policial que ambos eran azotes de barrio y que integraban la banda de “el marañón”, cuyo líder fue ultimado por el Cicpc el pasado 21 de octubre de 2014.

Luis Santamaría