Search
Jueves 14 Diciembre 2017
  • :
  • :

La alimentación de la mujer debe variar a lo largo de su vida

Con el paso del tiempo, la mujer requiere de diferentes alimentos para obtener un crecimiento adecuado y prevenir la presencia de enfermedades como la osteoporosis o del corazón. La mejor forma de obtenerlos es a través de la alimentación balanceada.
Desde que una mujer nace hasta que cumple el primer año es necesario que consuma nutrientes como calcio, hierro, zinc, fibra, entre otros, para tener un buen desarrollo psicomotor o neuronal.
Es la etapa en la que se forman los hábitos del paladar, mismos que perdurarán para toda la vida, por lo que es básico que no ingiera alimentos con azúcar o sal añadida, es importante conocer qué nutrientes necesita el cuerpo en cada período de la vida.
En la preescolar y escolar existen muchos cambios tanto de crecimiento físico como hormonal, es decir, se generan cambios en el cuerpo como el crecimiento de vello, de los senos y se presenta la primera menstruación. Por ello, es necesario que consuma alimentos ricos en hierro y vitamina C.
Las principales fuentes de estos dos nutrientes son lentejas, frijoles, hígado de res, brócoli, nueces; así como tomate, pimiento, cebolla, guayaba y chile jalapeño.
En la adultez es indispensable que tomen calcio y hierro, así como vitamina C y D, para una mejor absorción de los nutrientes.
Es fundamental incluir ácido fólico cuando una mujer planea embarazarse, ya que el cuerpo no cuenta con la capacidad de almacenarlo.
Durante el embarazo muchas mujeres suponen que en esta época su cuerpo requiere de la ingesta de más calorías, sin embargo es una creencia errónea, ya que únicamente necesita el aporte calórico cotidiano.
Por ejemplo, si necesita mil 400 calorías para su vida diaria, al momento de embarazarse y durante los primeros 4 meses debe comer esas mismas mil 400 calorías.
A partir de los 4 ó 6 meses de embarazo se deben aumentar 200 calorías, por el crecimiento del bebé.
Los alimentos recomendados son nueces, chocolates oscuros, y aquellos que tengan calcio, hierro, ácido fólico y vitamina C.
Durante la lactancia los nutrientes importantes son: calcio, hierro y vitaminas del complejo B.
En la tercera edad el desgaste de una mujer es mayor; debe llevar una dieta alta en proteínas para no perder músculo y acelerar su metabolismo, de lo contrario sólo subirá de peso y ganará grasa.
No es recomendable ingerir ningún multivitamínico, es mejor conocer cuál es la deficiencia de la persona para saber el suplemento que necesita, además de llevar una comida balanceada. También se debe caminar todos los días para ayudar al organismo.

Agencias