full screen background image
Search
Miércoles 16 Agosto 2017
  • :
  • :

Hombre ganó una partida de truco y lo mataron porque reclamó la apuesta

Una casa localizada en la calle El Estadio del sector El Eneal de Barcelona, fue el escenario sangriento donde un hombre de 37 años de edad fue asesinado por pedirle a su compañero de juego que le pagara 200 bolívares, ya que había ganado en una partida de truco.
La víctima fue identificada por sus familiares como Rubén Antonio García Guzmán.
El padre de la víctima, el agricultor Rubén García, comentó que a las 5:00 de la mañana de ayer, le avisaron que su hijo había sido asesinado, cuando se dirigía a su residencia, ubicada en Bergantín.
“Rubén viajaba constantemente a trabajar y para salir con sus amigos. Uno de sus compañeros me llamó notificando la tragedia que inundó de dolor y tristeza mi casa (…) Por tan solo cobrar 200 bolívares asesinaron a un muchacho de bien, inocente y sin antecedentes”, lamentó.
Presuntamente la víctima le dijo a su homicida que sería el último partido de truco que jugaría con él, ya que se debía ir a su casa, pues era muy tarde y quería descansar.
Cuentan los testigos, que el juego tuvo una duración de 15 minutos, en donde García salió victorioso y cuando le pidió al compañero que le pagara, el hombre se molestó y se negó a cancelarle. Alegó que le había hecho trampa en la partida.
“No me voy a poner a discutir contigo, si quieres no me pagues nada. Ese dinero no me va a enriquecer ni empobrecer. Solo me iré a mi casa”, le dijo la víctima a quien sería su asesino.
Al darse la media vuelta, y tratar de salir de la residencia, fue cuando el que había sido compañero de juego, le disparó en la cabeza, dijo el padre de la víctima.
Rubén Antonio falleció de inmediato y fue trasladado por un servicio funerario hasta la morgue del hospital universitario Dr. Luis Razetti, a las 9:05 de la mañana de ayer.
Sobre la identidad del asesino y su paradero, no se conocieron más detalles. El implicado huyó del sitio.
El Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), inició una investigación tras conocer el suceso.